Un aporte fundamental para el juicio por el asesinato de Mariano Ferreyra

La reedición, en formato Booket y ampliada (Editorial Planeta)

Publicado en Yahoo Noticias

“¿Quién mató a Mariano Ferreyra?” La pregunta que la sociedad se hacía la explicitó por escrito el periodista Diego Rojas en un libro que lleva ese título, en marzo del año pasado. Mientras avanza un juicio histórico en la Argentina, que investiga el asesinato del militante del Partido Obrero en medio de una protesta sindical, el interrogante comienza encontrar su respuesta. Y hay que decirlo: la investigación de Rojas fue un engranaje fundamental, al punto que fue llamado a declarar como testigo por la Justicia.

Pero desde la publicación a hoy, el juicio avanzó. Por eso, el libro será relanzado por Planeta en pocos días, con nuevos aportes brindados por el avance del juicio que comenzó hace unos meses. Aquí, Rojas repasa los elementos fundamentales del juicio que, por primera vez, puso a un líder sindical acusado de liderar una patota por primera vez en el banquillo. Los principales personajes, las pruebas y, sobre todo, un arrepentido que será clave en el desenvolvimiento del juicio que busca esclarecer la muerte de Mariano.

– ¿Qué aportes hizo la primera edición de “¿Quién mató a Mariano Ferreyra?

– Bueno, fue una investigación que hice a la par que la justicia investigaba. La primera edición salió en marzo de 2011. Ahí se explica cómo es el negocio en el que está implicada la Unión Ferroviaria, el uso de la terciarización, la represión de protestas de trabajadores a través de patotas mandadas por los sindicatos, el uso de barrabravas… Además tiene un retrato de Mariano Ferreyra realizado por sus familiares, novia, amigos y la gente que entrevisté. Y una crónica sobre qué sucedió el 20 de octubre de 2010 cuando lo mataron.  También hay una entrevista a Pedraza, que es la única que entregó después del asesinato de Mariano.

– ¿Y qué agrega este libro que no tenga el anterior?

El secretario general del sindicato Unión Ferroviaria (UF), José Pedraza y los otros acusados (Télam)

– Tiene todo el avance de la investigación desde abril hasta hoy, que incluye la entrevista al arrepentido de la patota: cuenta cómo fue el ataque desde el lado de la patota. También tiene entrevistas a gente que vincula a Cristian “Harry” Favale (acusado por la justicia por disparar contra Mariano) y Pablo Díaz (titular de la comisión de reclamos de la línea Roca), que son elementos importantísimos para la causa. Por eso también fui convocado como testigo en el juicio. Además tiene un dossier con las escuchas telefónicas que hizo la justicia, que son muy reveladoras: están las conversaciones entre los máximos funcionarios del ministerio de Trabajo, Noemí Rial y (el ministro de Trabajo) Carlos Tomada donde lo apoyan a Pedraza. A la vez tiene escuchas judiciales que muestran el funcionamiento mafioso del ferrocarril. Y tiene todo un capítulo sobre la tragedia de Once, porque tiene exactamente los mismos responsables empresariales y políticos que tuvo el crimen de Mariano.

– Ahora que empezó el juicio, ¿pudiste encajar algunas piezas del rompecabezas que antes no encajaban? ¿Hubo aportes nuevos a tu investigación?

– Todo más o menos apunta a las conclusiones del libro. De todos modos ahora mismo estoy investigando algunas puntas que intentan cerrar el rompecabezas y que creo que ayudan a cerrar el caso. Me refiero al armado de la patota y la planificación del ataque que terminó con la vida de Ferreyra.

– Entrando en algunos detalles del juicio, la Unión Ferroviaria y la Policía Federal se negaron a declarar. ¿Cuál es su estrategia?

– Hay dos cuestiones. Primero, es bastante usual que cuando una persona que es culpable de un delito es convocada al estrado judicial, no declare. Es un derecho, pero además es una maniobra que se suele llamar “la estrategia de los culpables”. Cuando una persona es inocente y es llamada por la justicia, lo primero que hace es ir y declarar, y decir, “soy inocente por tal y tal cosa”. Todos los silencios de los imputados, tanto de las patotas, los ideólogos, los policías, demuestran que no tienen nada que decir respecto de sus imputaciones, y eso los complica.

– ¿Creés que Pedraza va  ir preso?

– Están todos los elementos dados como para que Pedraza sea condenado por la justicia. Es claramente, junto al “Gallego” Fernández, el autor intelectual del asesinato. Está muy probado: no hay manera de que Pedraza no supiera lo que se estaba planificando. Si la justicia funciona, ellos deben ser castigados como responsables intelectuales del crimen.

Cristian "Harry" Favale, entrando a Comodoro Py (Télam)

 

– ¿Y Favale?

Favale está hasta las manos. La estrategia de la defensa va a ser entregar a Favale, buscar que se lo condene por riña y despegar al resto de los imputados de todo. Eso le daría 4 o 5 años de prisión, de lo que ya estaría cumpliendo una parte. Lo que pasa es que Favale no tiene posibilidad de zafar. Incluso este testimonio que te digo que aparece en el libro como arrepentido de la patota lo conocía a Favale y disparó los tiros a 30 centímetros de este arrepentido. Esta persona vio a Favale disparar y en el mismo ángulo vio a una persona tomarse el estómago y caer. Entonces hay un testigo directo que vio que Favale disparó y mató a Mariano Ferreyra.

– ¿Cuál es el próximo testimonio clave en el juicio?

– Sin dudas el arrepentido, que hoy está con identidad reservada, es clave. Y creo que los demás testimonios están corroborando el armado de un crimen político cuyos responsables son Pedraza y Fernández.

Artículo original, en Yahoo Noticias

El bestiario de la Ciudad de Buenos Aires

Planeta | Literatura local | 232 páginas | 129 pesos

Publicado en Yahoo Noticias

“Los mitos y leyendas de Buenos Aires terminan siendo un reflejo de lo que ama y odia el porteño”, explica Guillermo Barrantes. Y es que conocer la mitología que recorre las calles de la Ciudad es indagar en aquellos recovecos oscuros, llenos de dudas y misterios pero que, a la vez, contienen la esencia porteña. Por eso, “Buenos Aires es leyenda. Guía mítica de seres” es una obra fundamental para entender la cultura urbana de esta ciudad.

Junto a Víctor Coviello, Barrantes escribió “Buenos Aires es leyenda”para completar una saga imperdible para porteños y extranjeros (está en bilingüe). El proyecto comenzó, allá por 2004, siendo un libro que plasmaba muchos de los mitos urbanos que recorren la Ciudad. Pero ahora se suman los dibujos del gran Patricio Oliver, que son realmente increíbles. Además, la edición posee un mapa mítico de toda la Ciudad. Aquí, Barrantes repasa algunas de las leyendas más arraigadas… y no vamos a dejar a nuestros usuarios sin algunos de los mejores dibujos de Oliver.

Continuar leyendo

La invasión de las culturas nerd, geek y friki

Editorial Marea | 130 pesos | 312 páginas

Publicado en Yahoo Noticias

“Muchos nerds que lean esta entrevista se van a enojar conmigo y van a decir que no soy un verdadero nerd”, sentencia Alejandro Soifer. Sucede que una película de los ’80 nos ha enseñado lo que pueden hacer. Pero lo cierto es que el escritor, licenciado y profesor en Letras por la Universidad de Buenos Aires tomó coraje y escribió “Que la fuerza te acompañe”. Un estudio sobre la “nerditud” en la Argentina, podría decirse.

Diferenciándolo del geek y el friki, el autor puso sobre la mesa la iconoclasia de la cultura nerd en la Argentina: ¿Cómo son? ¿Qué los identifica? ¿Qué posibilitó su llegada? Aquí, algunos conceptos fundamentales sobre su libro y, por supuesto, alguna que otra historia increíble contada por el autor. La más desopilante, quizás, sea el casamiento entre dos personas vestidas de Star Wars.

– En la introducción del libro, Rafael Cippolini dice que “todos somos nerds”… ¿Por qué? ¿Vos sos un nerd?

Sí, claro que soy un nerd. Todos lo somos porque lo que definía a un nerd en su momento ha pasado a ser masivo, mainstream. Esto no significa que La Guerra de las Galaxias o Viaje a las estrellas no hayan sido siempre parte de la cultura popular de masas, sino que los modos de acceso y consumo de esos productos considerados bajos (historietas, literatura popular, ciencia ficción berreta…) han pasado a formar parte de la vida de la gente de otro modo. ¿Qué significa? Antes una persona iba al cine, veía La guerra de las galaxias, la disfrutaba y ahí quedaba todo. Ahora vas al cine, ves la película, salís fanatizado, la vas a ver cinco veces más, te comprás la lámpara de Darth Vader, entrás a Internet y buscás información…

– En este sentido, ¿cambió la cultura de masas?

– Claro: se ha vuelto autoreflexiva: para poder crear productos nuevos se dedica a repetirse con variaciones y guiños para el conocedor. Eso es típico de nerds y ahora ha dejado de ser la excepción para ser la norma. Por eso, si bien no todos vamos a ir a disfrazarnos de nerds, sí todos o casi todos, vamos a consumir estos productos y su plus: ver por ejemplo Lost y cuando termina el episodio entrar a internet a ver qué se dice (el llamado buzz) del episodio que acaba de terminar o vamos a ir a buscar gente con quien compartir esto que vimos, etc.

– ¿Cuál es la diferencia entre nerd, friki y geek?

– Si bien son categorías laxas y difíciles de diferenciar, podríamos considerar al nerd más como un heavy user, un tipo mucho más metido en las ficciones que consume mientras que el geek es más superficial en ese sentido, aprovecha más las tecnologías que otros crearon para su provecho, tiene una vida social más rica y variada, disfruta de estos productos como un guiño pop a su infancia o a su entorno pero no vive para estos productos; los productos lo atraviesan y son parte de su vida, pero no son “su” vida.
El friki ya es el que da un paso más allá y manifiesta de forma llamativa a nivel corporal sus pasiones: gente que hace performances o cosas que parecieran estar “por fuera de la norma”. Pero insisto, son categorías laxas, porosas, no son cotos cerrados sino que hay mucho ida y vuelta.

Soifer, un nerd autodefinido (Foto: Laura Brugnoni)

– ¿Cómo se introducen estas culturas en Argentina? ¿Qué influencia tuvo el 1 a 1 en ellas?

– Básicamente hay que tener en cuenta los siguientes factores:
1. Las importaciones baratas que abrieron el mercado a juguetes importados.
2. La llegada de la TV por cable y en especial los canales infantiles que traían “latas” importadas, que eran mil veces más baratas de producir que dibujos animados hechos acá.
3. La llegada de las historietas yanquees de la mano de las ediciones Perfil que fueron fundamentales para abrir el campo a un tipo de consumo de ese medio que acá no se conocía tanto: “El superhéroe”, un invento plenamente estadounidense. Empezaron a llegar Batman, Superman, y con ellos todo el merchandising asociado, más en una década como los 90′ donde se produjeron grandes “eventos” como la muerte de Superman o la partida de espina dorsal de Batman (por parte de Bane, en una escena que la nueva película de Batman recupera, no casualmente -a mi entender-).

– ¿Cuál fue la edad de oro de la nerditud? ¿De qué se trata?

– La edad de oro para mi es el de la “Internet autoconsciente” es decir, cuando Internet empezó a expandirse y a re-transformar el cúmulo de experiencias y productos culturales creados desde principios del siglo XX a esta década. La reescritura, el remix, el mashup de  personajes ficcionales, tramas, ideas, guiños pop, todo se convirtió en una gran bola que se expandió viralmente por sitios como 4chan, 9gag, la aparición de la cultura del meme: la copia irónica, el guiño nostálgico, todo eso fue fundamental para lo que yo digo es “La edad de Oro”. Es el tiempo en el que ser nerd tiene sentido porque todo el mundo está hablando de aquello que a vos te gusta.

 

– El nerd suele ser coleccionista, en muchos casos. ¿Qué explicación le encontraste a esto?

– Creo que tiene que ver con esta cuestión de disfrutar mucho de ciertos productos, de ciertas experiencias, querer atesorarlas y no dejarlas ir. Por otro lado está todo el factor de la distinción, esto de decir: “Yo tengo esto que nadie más tiene”. Y en definitiva es una forma en la que nos comportábamos cuando éramos chicos ¿no? Por eso digo que el nerd tiene una cosa así muy fuerte con su infancia.  La crítica cultural Mercedes Bunz a quien leí y cito en el libro dice: “El esfuerzo no sólo vale la pena porque finalmente se gana más, sino también porque uno se desafía a sí mismo y participa: y así produce algún cambio”.

¿Qué videojuegos, películas y juegos de rol hicieron historia?

– Muchos. Demasiados. Infinitos, te diría, porque si menciono algunas, otras van a quedar afuera. Por eso te diré las que a mí me influyeron decisivamente: Volver al futuro, Indiana Jones, El vengador del futuro, Terminator, las películas de artes marciales occidentalizadas (Van Damme) y todo el cine de acción de los 80s. Esos fueron hitos. Los Simpsons, de nuevo, fueron fundamentales para crear este clima de pastiche, de reedición, de giro irónico y pop. Juegos de rol: Dungeons and Dragons básicamente, pero hay miles. Videojuegos: desde los clásicos Space Invaders, Frogger, PacMan hasta los más sofisticados pasando por todo tipo: X-Com, Civilization, Doom, Grand Theft Auto… en fin.

– ¿Por qué el manga y el animé tuvieron tanto éxito en Argentina?

– Porque son un tipo de producto que tienen todas las características para triunfar: épica, violencia, sexo, aventura, picaresca y dibujos animados. No soy un fan de estos productos, pero entiendo que para mucha gente sí. Y además también llegaron al país en una época perfecta para esto: apertura de importaciones, llegada masiva a la tv por cable porque eran productos baratos de comprar para los canales… Y además tuvieron polémica asociada: al haber salido en canales infantiles se produjo la polémica porque eran muy violentos y sensuales para los niños y eso trajo bastante viento de cola.

El libro incursiona en el cine, los videojuegos y los juegos de rol

– En una parte del libro (“Un viernes en la noche de un nerd”) contás algo sobre un chico que se compró el libro “The Call of Cthulhu” porque quería salir con una chica a la que le gustaba Lovecraft. ¿Cómo consigue una chica un nerd?

– Lo que tiene de bueno el nerdismo es que es como un club de afinidades electivas: te rodeás de gente a la que le gustan las mismas cosas que vos. Por eso si tenés la suerte de encontrarte una chica que esté bonita entre las huestes nerds (antes era un milagro, ahora es más común) tenés media cancha corrida porque no tenés que inventarte un chamuyo onda: “¿De qué signo sos?”, sino que le podés hablar de alguna escena de la Guerra de las Galaxias y ya encarar desde ahí. Que se yo, a mi no me salió nunca levantarme a una mina con un “¿De qué signo sos?” pero bueno, yo soy un caso especial, soy bastante nerd en todo lo malo que eso también implica a nivel de dificiultades para sociabilizar. Yo creo que a una chica nerd se la conquista, entonces, hablándole de cosas que a vos realmente te interesan (siempre y cuando seas un poco nerd, claro).

– Me quedó grabado un tuit del escritor Juan Terranova que citás, que dice algo así como que “a los nerds les tengo una mezcla de bronca y admiración”. Siguiendo con eso, ¿cuáles son, para vos, los nerds más insoportables u odiosos?

– Son muy irritables. Muchos nerds que lean esta entrevista se van a enojar conmigo y van a decir que no soy un verdadero nerd o que no sé de lo que hablo. Eso tiene que ver con que uno cuando se construye un nicho súper cerrado, súper exclusivo y se cree el rey de eso y el más distinguido y el más exclusivo en ese ámbito se va a sentir atacado cuando venga otro a decirle: “Eh loco, yo también curto esta onda”. Eso es lo que más me rompe del nerd: esa cuestión de cerrarse y no querer compartir lo que tiene. Como Gollum con el Anillo Único en “El Señor de los Anillos”: “¡Mi tesoro!”, dice el bicho. Y no, no es tu tesoro. Pero claro, como este pibe lo vivió de forma tan personal y lo hizo tan parte de su vida, si aparece otro que sabe más que él o que dice algo que él no está dispuesto a aceptar, se genera un conflicto.

– ¿Qué fue lo más ridículo que viste en un nerd?

– Yo creo que la anécdota que cuento en el libro del pibe que para debutar sexualmente tira dados de rol para ver quién toma la iniciativa: si él o la chica… eso es de lo más friki o nerd que he visto. Pero bueno, en el libro también cuento de los pibes estos que se casaron vestidos como personajes de Star Wars. Es decir, convencieron al cura para que los deje casar vestidos como los personajes de Star Wars. Si eso no es ser un friki, un nerd total, no sé qué es…

Artículo original, en Yahoo Noticias