“Lanata se peleó con todos los presidentes, es el único que merece una biografía”

Periodístico | Margen Izquierdo | 441 páginas | 129 pesos

Publicado en Yahoo Noticias

Jorge Lanata es, sin dudas, uno de los personajes del 2012. Por el amor y el odio que ha despertado entre televidentes, periodistas, lectores y políticos, sobre todo a partir de “Periodismo para todos”, ciclo que conduce en Canal 13.

Pero la carrera periodística de Lanata es mucho más que este exitoso programa. Es una carrera repleta de vaivenes, éxitos, fracasos, formatos innovadores, radio, tele, diarios, libros, documentales y proyectos de todo tipo.

Y si a esto le sumamos que el fundador de Página/12 tuvo una infancia llena de traumas, con una madre enferma y un padre con el que no tenía relación, la persona ya comienza a transformarse en personaje. El “bullying” que tuvo que soportar de pequeño (por su “extraña y amanerada” forma de hablar), el posterior éxito entre las mujeres, diez años ininterrumpidos de tomar cocaína “de la buena” diariamente, y la sensación de que ya había inventado todo con apenas 26 años, son apenas los ribetes más gruesos de un periodista apasionado por su trabajo.

Luis Majul reconstruyó su vida a partir de testimonios, entrevistas, y una exhaustiva investigación que tuvo a Lanata como protagonista. Al principio, Majul no quería hacerlo: “Si lo hiciera, tendría que contar no sólo lo que querés contar, sino especialmente, lo que no querés contar”, le advirtió. Pero Lanata le insistió y el resultado fue esta publicación, jugosa de principio a fin: Majul publicó desde con quién tomaba cocaína hasta la plata que gana, hoy, Lanata.

Aquí, el autor nos cuenta un poco de qué se trata el libro, quién es ese Lanata personaje que investigó, y por qué es el personaje del momento en el ámbito periodístico.

– El libro arranca con una escena terrible: Lanata con  una 38 y un papel de cocaína en una mesa, totalmente angustiado en la noche de un 1997 que concluía. ¿Por qué intentó suicidarse dos veces?

– La primera fue cuando tenía doce años. A su mamá la habían operado de un cáncer en la cabeza cuando Lanata tenía apenas siete años. La operación le afectó el centro del habla y quedó hemipléjica. Lo que le pasó a su mamá, y la pésima relación que tenía con su papá le cambió la vida para siempre. A los doce, tomó pastillas y les dejó una carta a sus padres, responsabilizándolos por su tristeza. Le hicieron un lavaje de estómago, pero no hubo denuncia policial. El otro intento de suicidio, ya a los 37 años, se precipitó por una serie de circunstancias personales y profesionales: sus ex compañeros de Página lo habían ninguneado, lo habían sacado por primera vez de la televisión después del segundo año de éxito de Día D, y estaba en una situación complicada con sus chicas de entonces.

– Al leer el libro, uno ve cómo el periodista se fue recuperando. ¿De qué se recuperó? ¿Qué lo tenía tan mal?

Majul, a cargo de la biografía (Flickr - Javier García Alfaro)

– Lanata tomó ocho gramos de cocaína por día durante diez años. Hizo un tratamiento de desintoxicación y rehabilitación cuyos detalles se cuentan en el libro. La explicación de cómo empezó, porqué, cómo lo afectó y como consiguió dejar es demasiado larga y compleja como para contarla en cuatro líneas…

– ¿Cuál fue el rol de Sara Stewart, su actual mujer, en esa recuperación?

– Su mujer siempre estuvo ahí. No solo en su recuperación, sino en las tres oportunidades en las que se estuvo por morir. Tuvo un rol fundamental.

– ¿Qué representa Lanata para el periodismo en Argentina? ¿En qué aspectos marcó un quiebre?

– Fundó un diario a los 26 años. Casi todos sus programas fueron “distintos” y “polémicos”. Desde “Hora 25” en la radio a “Día D” en la tele. Lanata es uno de los grandes protagonistas del periodismo de los últimos treinta años. Y no solo por sus logros. También por sus grandes macanas. Él quebró con la revista “Veintitrés” y “Data 54” y dejó un tendal con Crítica de la Argentina. Se peleó con todos los presidentes, incluida Cristina. Es el único de nuestra generación que se merece una biografía.

– ¿Por qué fracasó con Crítica de la Argentina? ¿Qué pasó con ese diario?

–  Fracaso porque el Gobierno ayudó a que se fundiera, y porque Clarín hizo todo lo posible para que no creciera. Pero también fracasó porque el diario no estaba bueno. Y porque tenía miles y miles de visitantes en la web, pero ellos no compraban el diario de papel.

– Lanata deja en claro que su archienemigo es Hadad, diciendo que es todo lo contrario de él. “Es la mafia”, testimonia en tu libro. ¿Por qué tanto odio contra el empresario?

– No creo que sea odio. Es el archienemigo ideal para diferenciarse. Para decir: “Yo soy todo lo contrario”. Es más un asunto de marketing que de ética.

– A nivel periodístico, Verbitsky ocupa ese lugar de enemigo. ¿Por qué tuvieron una relación tan tensa?

–  Es bastante complejo, porque es una pelea que se da en todos los planos. El profesional, el personal y el político. Además, también es una lucha de egos, principalmente…

– Hoy Lanata trabaja en Clarín. Y en el libro testimonia que hasta trabajaría con Cristóbal López. ¿Cuál es el criterio de Lanata para trabajar en un determinado medio?

– Lanata tiene un código de ética “marca Lanata”, que no tiene ninguna línea fija o predeterminada.

Junto al dibujante Miguel Rep, y el historiador y periodista Osvaldo Bayer (Télam)

– ¿Por qué crees que es el más amado y odiado de la Argentina, a nivel periodístico?

– Porque lo demuestran las encuestas. Hay una que aparece en el capítulo “Revancha” que vale la pena analizar, se lo dejo a los lectores…

– ¿Cuál dirías que es la enseñanza más grande de Lanata para el periodismo?

– No lo sé. El periodismo argentino deja mucho que desear. La mayoría de los chicos que egresan de la Facultad no leen los diarios y repiten consignas que se bajan desde el poder y desde Clarín. Hay poco espacio y poca preparación como para hacerse un camino propio. Tampoco sé si Lanata es un modelo a seguir. Sí está bueno analizar su vida y sus decisiones profesionales para saber qué hacer y qué no.

 

– Uno de los argumentos que da Lanata para criticar el periodismo de hoy es que hay muchos de los llamados “periodistas militantes” que hacen más política que periodismo. Sin embargo, uno podría pensar que eminencias periodísticas del país tuvieron posturas políticas (Sarmiento, Moreno, Walsh…) ¿Cuál es tu postura respecto de esta cuestión?

– Que una cosa es Rodolfo Walsh en su pelea contra una dictadura y otra cosa es Verbitsky como ministro sin cartera de un gobierno que se dice progresista pero en los hechos no lo es. Mi idea es que el periodismo debe ser siempre crítico de los gobiernos. Y más crítico debe serlo cuánto más poder acumulen los gobiernos. Los periodistas militantes no militan. Apoyan un proyecto político. O cobran un sueldo -o varios- con la excusa de defender una causa nacional y popular.

Artículo original, en Yahoo Noticias

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s