Detrás del caso Candela

Editorial Marea l 144 páginas l 90 pesosPublicado en Yahoo Noticias

A Candela Sol Rodríguez la secuestraron el 22 de agosto de 2011. Todo comenzó como un caso más de inseguridad: los medios mandaron sus móviles y cronistas para cubrir el caso, una madre desesperada que pedía por la aparición de su hija, un barrio que apoyaba a esa mamá y reclamaba  por seguridad; indignación popular. Pero, con el paso de las horas y los días, la desaparición de la chica en Hurlingham tomó una notoriedad de dimensiones exorbitantes: los canales de noticias transmitieron las 24 horas desde la puerta de Coraceros 2552 -domicilio de Candela-; Carola Labrador -la mamá- fue a la Casa Rosada citada por la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner,  y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, aceleró su regreso desde Europa para estar presente en la búsqueda.

Luego de nueve días de búsqueda, locura mediática y desesperación se produjo el peor final: el cuerpo de Candela apareció dentro de una bolsa a pocas cuadras de su casa. La consternación y la amargura embargaron a todo el país que aguardaba la aparición con vida de la niña.

Tras el sismo mediático que provocó el caso, llegó la oscuridad. Poco a poco se ciñeron sospechas en torno a la familia y Carola Labrador dejó de ser una madre y ama de casa más para comenzar a ser sospechada por vínculos con el narcotráfico; el padre de Candela resultó ser un pirata del asfalto y estaba preso y el asesinato de la nena dejó de ser un caso más de inseguridad para  convertirse en la punta de un iceberg de tráfico de drogas y corrupción policial en el conurbano bonaerense.

La periodista Candelaria Schamun, se ocupó del caso desde los primeros momentos, visitó los lugares que solía frecuentar Candela, su escuela, su casa, las calles de su barrio, conoció a su familia. Luego se metió en el mundo del narcotráfico, de los secuestros, de las villas, de la policía bonaerense corrupta y de sus buchones. Su investigación dio como resultado Cordero de Dios, un libro en el que se desnuda ese mundo oscuro que existe más allá de la General Paz.

Schamun comienza su búsqueda con el  secuestro y asesinato de la niña Candela y realiza un trabajo periodístico intenso, se sumerge de lleno en el hampa bonaerense y lo plasma en un relato tan doloroso como sensible.

Cordero de Dios muestra un universo turbio, inagotablemente sucio y violento, pero también el mundo de Candela, una nena de 11 años que era abanderada en la escuela, scout girl, coqueta hasta el cansancio y que le escribía mensajes de amor a su padre preso.

Continuar leyendo

Advertisements