Alconada Mon: “Si al Gobierno le va mal en las elecciones, Boudou estará en problemas”

Investigación | Planeta | 328 páginas | 109 pesosArtículo original, en Yahoo Noticias

El caso “Ciccone”, hoy un poco olvidado, tiene todas las notas para ser una gran mancha en la gestión de cualquier gobierno: el Estado cediendo la facultad de hacer moneda –potestad inalienable de la soberanía- a una empresa privada de la que poco y nada se sabía. Dicho en criollo: alguien, además de la Casa de la Moneda, tenía la máquina de hacer billetes.

Para peor, el caso tiene al vicepresidente, Amado Boudou, sospechado de ser parte de este particular negocio. Hasta tal punto esto representó un dolor de cabeza para la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, que mandó a intervenir estatalmente la empresa el año pasado.

Independientemente de los usos políticos de la causa que se hicieron desde la oposición, y los intrincados intentos del oficialismo por desmentir cada prueba, lo cierto es que el caso está lleno de fuentes, testimonios y pistas. Hugo Alconada Mon es se dedicó a atar esos cabos.

Actualmente es prosecretario de redacción de La Nación. Tiene una larga carrera en investigación periodística, apoyada sobre los cimientos de su formación de abogado. Aquí, Alconada Mon nos cuenta en qué está la causa, cómo trabaja con sus fuentes, y algunos interesantes conceptos sobre esta rama de la profesión: “Las fuentes, siempre que hablan, lo hacen por interés”.

– ¿Por qué es importante “Ciccone”? ¿Qué características tiene que no tengan otros casos?

– Si bien hay otros escándalos grandes de corrupción, como el “caso Skanska” o el de la “embajada paralela”, este tiene algunas aristas inusuales: incluye a una figura pública importantísima, como ser el vicepresidente de la Nación, y la posibilidad de imprimir papel moneda.

– ¿Qué intentaste plasmar con este libro?

– Contarle al lector la información extraída de cerca de 300 fuentes, papeles que llenan tres cajas enteras y 1,1 gigabyte de información digital. Y tratar de contársela de manera cronológica, de la A a la Z, para que se entienda mejor la gravedad de lo que ocurrió y el rol que asumió cada personaje.

– ¿Cómo le explicarías a alguien desde cero de qué se trata el caso?

Abril de 2012: allanamiento en lo de Boudou (DyN)

– Esta es la historia de una empresa que venía cuesta abajo en la rodada, a la que el Gobierno le dio el empujón final para que quiebre y que luego, cuando la familia dueña buscó resucitarla, se sumó como socio mayoritario. El problema es que ese acuerdo estalló en pedazos porque quienes desembarcaron no pagaron el dinero prometido y, para peor, luego estalló todo en la prensa.

– ¿En qué etapa legal está el caso hoy?

– El vicepresidente Amado Boudou, su socio José María Núñez Carmona, su presunto testaferro Alejandro Vandenbroele, entre otros, se encuentra imputados por distintas figuras penales, mientras que la investigación sigue en la etapa de recolección de pruebas.

– El libro deja ver las pistas que fuiste recolectando, algunas hasta en forma de clave. ¿Alguna curiosidad para contar?

– Hay algunas claves sobre las que prefiero no ahondar demasiado para no incomodar a las fuentes. Otras, como el almuerzo con el ex apoderado de “Sueños Compartidos” Sergio Schoklender causó carcajadas en el diario por un buen rato. Fuimos a comer con él para ver si nos contaba algunos datos que nos interesaban y cuando está sirviendo la comida nos dice “Mueren dos periodistas envenados por Schocklender”, parodiando al locutor de Crónica TV. El silencio que se hizo, no te lo puedo explicar.

– “La” pregunta está en la contratapa del libro: ¿Sabía Cristina Kirchner todo esto sobre Boudou al momento de elegirlo como vice?

– Esa es la pregunta que aún hoy se hace la familia Ciccone…

– Tus fuentes: hablás de que hay incluso, funcionarios, ministros de este Gobierno. ¿Cómo son esas reuniones? ¿Cómo hacen para que no los vean juntos y se levanten sospechas?

– Es complejo, tortuoso, incluye llamados telefónicos previos a través de teléfonos de terceros, reuniones en lugares insólitos a horas insólitas en días insólitos.

– ¿Por qué crees que un ministro oficial hablaría sobre un tema así? ¿Qué rédito sacan de eso?

– Todos hablan por interés. Ya sea debilitar a un funcionario rival, protegerse a ellos mismos, desviar la atención del periodista, impulsar alguna idea o medida por la que bregan, o demoler la idea o iniciativa de otro.

– Cada sección cuenta con una introducción con pistas que hace más llevadero el libro. Incluso, parece más una novela. ¿Hiciste esto para hacer más llevadera una trama repleta de números y datos duros?

– Con esa idea tuve dos objetivos: el primero, aligerar un poco la lectura; el segundo, desmitificar un poco cómo es este trabajo. Por ejemplo: mientras algunos creían que La Nación y Clarín coordinábamos nuestra cobertura, en el diario sospechábamos que teníamos un “topo” que le pasaba nuestras primicias a la competencia, y para eso copio incluso el email que le envié a mi jefe, que también sospechaba la existencia de un bocón.

Para Alconada Mon, el futuro de Boudou depende de las elecciones de este año (DyN)

 

 

– ¿Podrías retratarme un día de tu vida, para tener una idea sobre cómo investigás?

– Tiene muy poco de “romántico” y muchísimo de picar piedra. De buscar, buscar y buscar, de llamar por teléfono 100 veces y te atiendan 2 veces, rastrear papeles que te llevan a ningún lado, de hablar con fuentes que la mayoría de las veces no saben (pero simulan que sí) o que callan o que mienten. Pero de eso el lector nunca se entera: de ese esfuerzo que consume el 95% de nuestro tiempo y energías, porque sólo lee el material que sí logramos confirmar y que por tanto publicamos.

– ¿Crees que la Justicia podría avanzar y que podría haber funcionarios presos en un futuro? En este sentido, y desde el punto de vista estrictamente legal, ¿alcanzan las pruebas que hay para culpar a alguien? ¿Quiénes son los más comprometidos?

– No. Basado en las estadísticas y antecedentes acumulados durante los últimos 30 años en el Poder Judicial, no creo que la Justicia avance. Dependerá del resultado de las elecciones que se avecinan. Si al Gobierno le va muy bien, todos serán beneficiados; si no, Boudou estará en problemas.

Artículo original, en Yahoo Noticias

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s