Verbitsky: “Lo peor del kirchnerismo es su exceso de personalismo”

Especial para las Elecciones legislativas 2013 – Yahoo Noticias

Con una intervención periodística constante en Página 12, un libro recién lanzado y una opinión con un peso determinante para el Gobierno, Horacio Verbitsky sigue siendo uno de los periodistas más importantes de la Argentina. A pesar de ser tildado por la oposición como un “periodista oficialista”, preside el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), que ha sido muy crítico de medidas adoptadas por el kirchnerismo (como la reforma judicial, que modificó dos de sus artículos por un informe del CELS).

Además de haber publicado libros emblemáticos para el periodismo argentino, como “Robo para la Corona” (un trabajo sobre la corrupción de los ’90) o la “Historia política de la Iglesia católica”, Verbitsky integra la junta directiva de Human Rights Watch y el Consorcio Internacional de Periodismo de Investigación. Con una capacidad analítica destacada para los asuntos políticos, Verbitsky interviene constantemente en las discusiones públicas desde sus editoriales en Página 12.

Aquí, el periodista le contó a Yahoo sus impresiones sobre las elecciones, qué cree que va a pasar después de las legislativas, los “intentos desestabilizadores de Clarín”, el rol de Boudou como presidente temporal, y cómo podría ser el mapa político luego de Cristina Fernández de Kirchner.

– La Presidenta advierte constantemente que le quieren hacer un golpe. Acabás de sacar un libro sobre la responsabilidad de los actores económicos en la dictadura del ’76. En esa línea, ¿qué actores económicos de hoy creés que querrían un golpe?

– A mí me parece que estas semanas, con la enfermedad presidencial, fue evidente cómo desde el Grupo Clarín ha habido prácticamente una convocatoria a desconocer la institucionalidad democrática, cuestionando la posibilidad de que asuma el vicepresidente (contra el cual no hay un solo cargo, y que está en la plenitud del ejercicio de sus funciones). Que no le guste a uno u otro, es otra cosa.

– El hecho de que haya un requerimiento de instrucción de un fiscal ¿no lo deja en condición de imputado?

No, no está imputado. No ha sido llamado a indagatoria, no ha sido procesado. Pero además, si lo fuera, sólo podría impedirse que asumiera la presidencia mediante una destitución por juicio político, con los dos tercios de cada una de las cámaras del Congreso. Eso es algo que no ha ocurrido ni va a ocurrir, porque quienes lo están reclamando no tienen ni siquiera la fuerza política para imponerlo. No sólo no tienen los dos tercios, no tienen ni mayoría simple. Es todo un alardeo, un cacareo mediático sobre denuncias no probadas y temas que están siendo sometidos a investigación, y una investigación que no fue en el sentido que querían. Entonces, plantear que Boudou no puede asumir la presidencia, es una política desestabilizadora abierta e indudable.

– En este sentido, dijiste que Clarín quiere desestabilizar. Esta situación que describís, ¿es llamar a un golpe?

– Es promover la crisis política. Imaginate qué pasaría si tuvieran la fuerza suficiente para impedir que Boudou asumiera la presidencia, y se eligiera un nuevo presidente del Senado. Sería una crisis monstruosa, como la del 2001, y eso es lo que quieren provocar. Y el Grupo Clarín, y La Nación, socia del Grupo, están a la cabeza de eso. No hay más que leer los titulares que publican.

– ¿Cómo creés que puede afectar este reposo de la Presidenta en la campaña?

– No, no lo sé. Eso es muy fresco, muy reciente. Pero no tendría por qué afectarla, porque ella no es candidata. En algún sentido puede producir algún cambio de humor social. Pero, en primer lugar es prematuro, y tampoco es mi especialidad hacer vaticinios. Sí me llama la atención una encuesta reciente de Poliarquía que da una diferencia en la Provincia de Buenos aires de 7 puntos, cuando se venía hablando de 11 o 14 puntos de diferencia, me llama la atención que no la publique La Nación. De todos modos, para concretar una respuesta sobre el proceso electoral, creo que en las primarias de agosto el oficialismo tuvo un buen desempeño, pero no se dio cuenta.

– ¿En qué sentido no le fue mal al oficialismo en las PASO?

– En el sentido de que cree que fracasó, pero no le fue mal. Y cree que le fue mal porque tomó un punto de partida en el cual no le podía ir mejor de lo que le fue, que es la idea que nadie la expresó ni yo creo que alguien la creyese posible, de la posibilidad de una reforma constitucional y un nuevo mandato de Cristina. Si vos te ponés una meta tan alta, siempre vas a tener sensación de fracaso, cualquiera sea el resultado, porque esa meta era imposible. Vos habrás visto que yo alguna vez mencioné eso, y no estuve escribiendo sobre el tema porque era obvio que no era factible eso. Pero, realmente, después de 10 años de gobierno, en una elección de medio término, y en las primarias (pero supongamos que es la definitiva), obtener el 31 por ciento de los votos en todo el país que es un porcentaje mayor a lo obtenido en las parlamentarias de medio término anteriores de 2009 e incrementar la diferencia sobre la segunda fuerza que en aquél momento fue de 1 punto y que esta vez, sumando todas las oposiciones, fue de 5 puntos, eso no es un fracaso.

– Bueno, pero Diana Conti habló de “Cristina eterna”.

– Sí, habrá sido una fantasía de Diana, que le gustará una Cristina eterna. Pero proyecto político no hubo nunca. Dejaron correr eso con esas frases, y era absurdo, porque no había ninguna posibilidad. Además, uno ha visto cómo se maneja el kirchnerismo en estos 10 años, si ese hubiese sido el proyecto se hubiese enterado todo el mundo. Entonces cuando el resultado electoral concreta esa posibilidad evidente desde antes, hay una sensación de confusión y de derrota.

– ¿Y cómo creés que le puede ir en las nacionales, después de las PASO?

– Como te decía, lo mío no son los vaticinios, pero no está dicho que no puedan mejorar.

[RELACIONADO: “Con la enfermedad de Cristina, Clarín demostró que quiere desestabilizar al Gobierno”]

– ¿Hablás con Cristina personalmente o por teléfono?

– A veces, no en forma sistemática.

– Suponés que te leen

– Claro, sobre todo eso

– Si tuvieses que elegir un candidato dentro del kirchnerismo: ¿quién sería?

– No tengo ni idea, es imposible saberlo. Falta tanto… falta muchísimo. Lo que sí está claro es que va a surgir de una primaria. Esta ley de las primarias es una reforma política muy buena. Después de la elección de 2009, la primera respuesta fue esta ley, que se hizo en consulta con los otros partidos y que tuvo resultados excelentes, y los que mejor lo aprovecharon fueron los de UNEN.  Pero lo que digo es que va a surgir de la interna. Algunos ya lo anunciaron, otros se puede presumir. Dependerá también de los resultados en esta elección.

– Pero la mayoría de los partidos, salvo justamente UNEN, ya eligen por uno a los candidatos. Las PASO terminan siendo una gran encuesta previa a las nacionales.

– Porque no han asimilado el cambio que implica esta ley, porque ese cambio no surge del reclamo de los propios partidos sin una decisión del Poder Ejecutivo, si bien fue debatida. Pero por ejemplo, la izquierda, que protestó mucho y dijo que era proscriptiva, está floreciendo electoralmente como nunca. La ha ayudado a buscar más los puntos de coincidencia que los de discrepancia y le ha permitido una homogeneización muy importante, y le ha dado recursos que nunca tuvieron: la posibilidad de verlos en la televisión, escucharlos en la radio y más. Es una transformación muy importante y es un legado del kirchnerismo. El sistema político ha mejorado mucho.

– ¿Cómo lo ves a Scioli?

– Scioli anunció que él aspira a ser presidente.

– ¿Es muy distinto Scioli del kirchnerismo?

– Yo creo que sí. Y es más: creo que sería mucho más distinto si tuviese el poder. Tal vez hoy uno no vea grandes diferencias, pero hoy está en un esquema en el que la presidenta es Cristina, y antes era Néstor. Pero creo que él se ha amoldado a la circunstancia, porque es un hombre muy maleable, flexible y que se adapta mucho a las circunstancias. Y creo que ha ido, sobre todo en los últimos tiempos, minimizando el campo de diferencias y maximizando el campo de acuerdos. Como sea, librado a sí mismo con el poder del Ejecutivo, haría una política distinta.

– ¿Más de derecha?

– Una política muy distinta, mucho más atenta a los intereses de los poderes fácticos, a las corporaciones. Esa sería la diferencia.

[RELACIONADO: La vida pública y privada de Daniel Scioli]

– ¿Qué es lo mejor y lo peor que tiene el kirchnerismo?

– Me parece que lo mejor es la voluntad de cambio, la tenacidad para llevarlo adelante aún ante las más adversas condiciones, recuperando algunas banderas y tradiciones del peronismo y de la izquierda que habían sido abandonadas. Y lo peor es la falta de organicidad, y el exceso de personalismo sin una organización que lo sustente.

Artículo original, en Yahoo Noticias

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s