Cuando el periodismo entra en crisis: la aparición de “quinto poder”

“Los periodistas que tienen esa perspectiva anacrónica sobreactúan una heroicidad antigubernamental y antiestatal, espectacularizando la lógica de la denuncia, mientras el verdadero poder está en la corporación económica que le paga el sueldo todos los meses”, explica Dante Palma. El filósofo, docente de la Universidad de Buenos Aires y columnista del programa 678 analiza el rol de un “quinto poder”, llamado a cuestionar no sólo al Gobierno de turno, sino también al periodismo que se llama a sí mismo objetivo y neutral.

Activo usuario de las redes sociales, pero crítico también de ellas, Dante retoma el concepto de “quinto poder” del periodista y semiólogo Ignacio Ramonet, exdirector de Le Monde diplomatique, para hablar del “ocaso del periodismo”. ¿De qué se trata este fenómeno? ¿En qué estado se encuentra hoy la profesión que se encarga de dar a conocer lo que sucede a la sociedad? ¿Qué es la contradictoria “censura democrática”? ¿No incurre 678 en el mismo tipo de argumentaciones que el programa critica? Aquí, Dante Palma cuenta de qué se trata el nuevo lanzamiento, y cómo el periodismo tal y como lo conocemos ya ha cambiado para siempre.

Leer la entrevista completa, en Yahoo Noticias

Advertisements

“Nadie quedó a salvo de la crueldad, el oscurantismo y la demencia de la dictadura”

El Enano, como le decían sus amigos Lennon, Tony y Chiche, tenían en mente una cuestión muy clara: el mundo se había echado a andar por carriles equivocados. Los de la desigualdad, la injusticia y la inequidad. Y no se iban a quedar con los brazos cruzados: “Teníamos la certeza absoluta de que estaba viviendo un momento único, una situación política que difícilmente iba a repetirse”, explica Echagüe.

El relato de “Pibes” es crudísimo: pocos libros cuentan en detalle la forma en la que los jóvenes militantes ligados a Montoneros vivieron la experiencia revolucionaria de una de las décadas de más conmoción política de la historia argentina. Y en primera persona: Echagüe volvió de su exilio en 1984 y desarrolló una labor periodística en medios como Perfil, Página 12, la revista Humor, además de los libros más venidos de investigación de la década del 90.

Pero tenía una cuenta pendiente: contarlo todo. Desde la tremenda depresión que sólo la soledad del exilio puede dar, hasta infantiles sanciones de Montoneros a sus militantes. Aquí, Echagüe cuenta un poco esta suerte de resaca emocional, con la prudente distancia que más de 40 años pueden aportarle a una de las heridas más grandes que la historia nacional haya conocido.

Leer la entrevista completa, en Yahoo Noticias

La insoportable liviandad de los conceptos

Padre. Madre. Familia. Género. Da todo lo mismo, cuando se trata de hablar en radio mainstream. Total, el que está del otro lado, abrazará el sentido común, hijo (¿o padre?) aristotélico por excelencia.

Sin muchas vueltas, las palabras de Jorge Lanta despertaron un gran revuelo en torno a la problemática del así llamado “género”. “Sos un trava con documento de mina, no sos una mina. Yo igual te voy a dar laburo, no te voy a discriminar, está todo bien. Pero en cuanto a Flor de la V, que le dan el documento y dice ‘soy madre’… Disculpame, no sos madre, sos padre”.

Más allá de toda la discusión en torno al género, para Jorge Lanata, si tenés un órgano reproductor masculino y lo usaste en tiempo y forma, sos “padre”. Con el mismo concepto, para una mujer, albergar a un bebé 9 meses en su vientre y luego parirlo, la hará “madre”.

Es decir, el lugar de madre o padre pasa, según Jorge, por la genitalidad. La genitalidad hace a la función de ser madre o padre.

Lanata te resuelve todo de un plumazo, simple, conciso y sin vueltas. Con una economía conceptual envidiable.

Quizás ya nos sacamos el siglo XX de encima, desde Levi Strauss hasta Lacan.

Avisen si es así, o si se trata de otra de las locuras del Rey Jorge.

La “resiliencia”, un concepto para entender la Tragedia de los Andes

Publicado en Yahoo Noticias

El vuelo 571 del año 1972 de la Fuerza Aérea Uruguaya todavía sigue dando que hablar. La llamada “Tragedia de los andes”, donde 16 personas vivieron la experiencia más traumática de sus vidas, fue recreada y rememorada una y otra vez. Y sin embargo, sus protagonistas todavía se siguen sacando esquirlas. Marcas que le quedaron de por vida a un grupo de gente que, como un “cuerpo colectivo”, se llevó consigo cada uno un pedazo de esa montaña para siempre.

El avión transportaba a un equipo de rugby. Eran 40 pasajeros y 5 tripulantes. De todos ellos, sólo 16 lograron conservar su vida, y ese margen de 29 personas que quedaron en el camino todavía acecha a más de uno con la pregunta: “¿Por qué yo sobreviví y ellos no?”. O por lo menos a Pedro Algorta, quien es uno de esos que carga con la cordillera a cuestas.

“Las montañas siguen allí” cuenta en primera persona lo que fue una experiencia de supervivencia como pocas en la historia, que más allá de emocionar a todo el mundo, dejó una serie de experiencias para la reflexión sobre el accionar colectivo del ser humano.

Algorta tenía una novia chilena que lo esperaba, razón por la cual se encontraba en ese avión. Nacido en Montevideo en 1951 por primera vez, volvió a la vida luego de su paso por la cordillera. Luego del accidente se radicó en Buenos Aires y se graduó en Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires y continuó sus estudios en Stanford, Estados Unidos.

Aunque lo más recordado por muchos sea el hecho de que los sobrevivientes tuvieron que recurrir al consumo de carne humana, cuarenta años de distancia demuestran que aún hoy quienes estuvieron presentes en esa experiencia pueden enseñarnos mucho más sobre la montaña que lo que los medios suelen recordar.

Casado, con hijos y nietos, Algorta había mantenido en silencio su experiencia, por ser un asunto muy privado en su experiencia de vida. Aquí, cuenta algunos detalles del nuevo libro que pone sobre la mesa ese gran miedo que, aún hoy, le recuerda que está presente: la imponente Cordillera de los Andes con sus inclemencias y dificultades, pero también con ese conjunto de seres humanos que hicieron todo para salir adelante.

Continuar leyendo