“Washington jamás trataría de empujar a Argentina al eje bolivariano”

El libro, que hasta fue recomendado por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, repasa cómo esos más de 250 mil cables que se conocieron fueron más que un ida y vuelta entre el Departamento de Estado norteamericano y las distintas embajadas alrededor del mundo. Fueron un modo de hacer política exterior y, sobre todo, un blindado intento por ocultar la verdad. Allí es donde el especialista en medios Martín Becerra y Sebastián Lacunza, director del Buenos Aires Herald e investigador periodístico, metieron la cuña: seleccionando aquellos cables más jugosos y relevantes, le demostraron al mundo político que el poder puede quedar totalmente descubierto.

“Los roles se alternan y se confunden: los medios de comunicación y los políticos o diplomáticos pueden ser fuentes y recolectores de información indistintamente, retroalimentando las versiones que se originan en esos círculos herméticos”, explican los autores.

Bajo una nueva reimpresión que confirma la importancia de este libro para entender la política internacional y las relaciones latinoamericanas, Lacunza cuenta aquí cómo está conformado el mapa geopolítico actual.

Leer la entrevista completa, en Yahoo Noticias

“Walsh nunca se hubiese sentado en 678 a aplaudir a funcionarios invitados”

Publicado en Yahoo Noticias

La palabra “corrupción” ha sido la que más ha incomodado al kirchnerismo durante estos más de diez años en el poder (aunque seguro más aún a los militantes kirchneristas). Señaladas como inventos mediáticos por quienes forman parte del gabinete, lo cierto es que las distintas denuncias que ciertos funcionarios públicos han tenido que enfrentar los han dejado, más de una vez, en la incómoda situación de explicar lo inexplicable. ¿Qué precio ha tenido esta situación para la sociedad argentina?

La tragedia de Once, las inundaciones de La Plata, el escándalo protagonizado por Hebe de Bonafini y Sergio Schoklender o los asesinatos de pobladores originarios en el norte del país pueden ser tomados como ejemplos para responder aquella pregunta, según puede desprenderse de la hipótesis de Luis Gasulla en “El negocio de la impunidad”. La idea central del libro es que, en retirada, el Gobierno de Cristina Kirchner está dedicando sus últimos esfuerzos en “blindar su propia impunidad”.

Para representar esta situación, el libro abre con una historia más que polémica, que pretende oficiar como una gran metáfora de lo que Gasulla señala: “Mientras esperaba para ser atendida por Cristina Kirchner, una madre de una víctima de Once presenció un diálogo entre la Presidenta y la hermana del ‘Cuervo’ Larroque sobre carteras importadas de Louis Vuitton. Ahí, frente a ellas, como si nada”.

El periodista de Perfil y miembro de FOPEA habla, a lo largo del libro, de “intocables”: “Allí están los dirigentes de La Cámpora como José Ottavis y su particular historia personal (gracias a sus contactos político-judiciales consiguió que su exesposa no pueda ver a su hija durante años). Es el caso de César Milani, el General de Cristina, espía preferido de la Presidenta y dueño de increíbles secretos de los dirigentes del FPV y de la oposición, los financistas del poder -caso Guillermo Greppi-, los contratistas -Lázaro Báez- y el vicepresidente Amado Boudou”, explica Gasulla.

Aquí, el autor cuenta cómo hiló estas historias, en un libro que, quizás, sea de lo más incómodo para el establishment político gobernante y de lo menos conveniente para salir a la luz antes de 2015.

Continuar leyendo

La banda de TyC Sports, una historia oral

Colaboración en Revista Brando
Número 101 – septiembre 2014

Nació hace veinte años de la alianza entre el Grupo Clarín y Torneos, pero enseguida fue copado por un grupo de periodistas jóvenes y futboleros. Los inicios del canal de deportes que inventó un estilo

Nació hace veinte años de la alianza entre el Grupo Clarín y Torneos, pero enseguida fue copado por un grupo de periodistas jóvenes y futboleros. Los inicios del canal de deportes que inventó un estilo

  Por Sebastián Zírpolo (textos e investigación) y Juan Brodersen (investigación)

El 3 de septiembre de 1994, este mes hace veinte años, comenzó a transmitir el primer canal deportivo de origen argentino, TyC Sports. La señal pertenecía, y pertenece aún, en partes iguales, a la productora Torneos y Competencias y al Grupo Clarín, que en los años previos al nacimiento del canal venían asociándose en diferentes negocios vinculados con la transmisión de deportes. En 1991, Clarín y Torneos se habían unido para formar la empresa Televisión Codificada Satelital (TCS), dedicada a producir y comercializar eventos deportivos, y un año después Torneos mudó de Canal 9 a Canal 13 su programa símbolo, Fútbol de Primera, que tenía la exclusividad de los partidos y los goles del fútbol argentino. Torneos, como reconoce Carlos Ávila, creador de la productora, buscaba dos cosas con Clarín: un socio que lo protegiera y un socio que, finalmente, la comprara. No logró, dice, ninguna de las dos. De esta relación nació TyC Sports.

Leer la nota completa, en Conexión Brando