Cruces y polémica por la reducción del presupuesto para el Ministerio de Ciencia

Lino Barañao, ministro de Ciencia y Técnica | Germán García

Publicado en Clarín.com

El proyecto del presupuesto 2017 planea una reducción histórica para el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MINCYT) en relación a lo que se invirtió durante los últimos 7 años. Algunos especialistas hablan de un recorte histórico, ya que la fracción del gasto total asignado para esa cartera varió entre el 0,7 y el 0,8% del presupuesto entre 2009 y 2015, en 2016 ya fue reducida al 0,65%, y para 2017 el Gobierno tiene pensado llevarlo a un 0.59%, el número más bajo para esta cartera desde su creación a fines de 2007. Esto representa casi unos 6 mil millones de pesos menos que en 2015, y unos 14 mil millones menos que en 2014. En el Gobierno sostienen, sin embargo, que en relación al presupuesto general, “la ciencia no está en una situación de riesgo”.

Continuar leyendo

Marcelo T. de Alvear, el enigma radical de la historia argentina

En 1941. Hacia el final de su vida, Alvear mostró desencanto frente a su círculo social, por las responsabilidades que, a su juicio, le cabían en los rumbos que había tomado la Argentina | AGN

Publicado en Clarín

Marcelo T. de Alvear está en el inconsciente colectivo argentino. Calles, avenidas y teatros remiten al expresidente  (1922 – 1928) que hizo de puente entre la primera y la segunda presidencia de Hipólito Yrigoyen. Sin embargo, su lugar en la historia ha quedado algo marginado y aunque a todos les suene su apellido, un hiato separa a su rol como político de la memoria popular. ¿Qué le dejó a la política nacional este referente de la clase alta argentina?

Alvear fue un tanto contradictorio para los intereses populares que elradicalismo llevaba como bandera. Un representante de la élite dominante que apareció como un incómodo anexo opositor al personalismo de Yrigoyen, máxima figura de la UCR. En él aparecen pistas para estudiar una época particular de la Argentina: “La vida de Alvear es muy reveladora para ver cómo pudieron vivirse e interpretarse los cambios que atravesó el país entre la unificación nacional lograda en 1880 y el surgimiento del peronismo”, explica el historiador Leandro Losada, autor de “Marcelo T. de Alvear. Revolucionario, presidente y líder republicano” (Edhasa 364 páginas 375 pesos).

Para el académico, docente de UNSAM y Di Tella (además de investigador del Conicet), el estereotipo de Alvear como alguien de la clase alta que gobernara para la élite fue mutando: las medidas que tomó en su carrera política no fueron menos progresistas que las de Yrigoyen, y eso ya desmitifica un poco la cuestión. Pero su identidad es problemática y heterogénea: “¿Fue el joven de inquietudes cívicas de fines de los años ochenta? ¿El secretario de Leandro Alem de inicios de los 90 […] revolucionario en 1893? ¿El presidente radical de la próspera década del 20? ¿Aquel que, pudiendo elegir un confortable mundo privado durante buena parte de su vida pública, lo postergó por su preocupación por la salud política e institucional de la Argentina? O, en cambio, ¿el revolucionario ausente en el noventa, eldespreocupado ‘niño bien’ que se casó con Regina Pacini, afamada cantante de lírica portuguesa?”, se pregunta Losada en el libro.

Investigar fue un desafío para el autor: hay muy pocos testimonios de Marcelo T. de Alvear. Para esto debió recurrir a la correspondencia comprendida entre 1928 y 1941. “El problema de fuentes es importante para investigar su presidencia: no hay archivo personal para este período. Este vacío lo trabajé con prensa (La Nación, La Prensa, Crítica, Caras y Caretas) y archivos personales de otras figuras públicas vinculadas a Alvear”.

¿Por qué meterse entonces en esta suerte de pantano historiográfico?

Porque Alvear podría dejar de ser, de una vez por todas, un misterio para la historia (y los historiadores) de Argentina. Y porque quizás alguien debía posar la lupa sobre él, para volver a reflexionar sobre su desempeño como presidente de la Nación y como líder del radicalismo.