“Las invasiones argentinas”: nuestra relación con Inglaterra a través del fútbol

Publicado en Clarín

En 1979, cuando Alejandro Sabella jugaba en el Sheffield United de Inglaterra, no era “Pachorra” sino “Alex”. Según el director técnico que llegó con la Selección a la final en Brasil 2014, los ingleses pegaban menos que los argentinos. Y luego de descender, los hinchas se metieron al vestuario para sacarlos en andas y alentarlos para volver a Primera.

Argentina Inglaterra se han relacionado, a lo largo de la historia, a través de las diferencias. Las Invasiones Inglesas en el Río de la Plata (1806-07) y la disputa por las Malvinas (1982) son los recuerdos más difíciles. Pero los ferrocarriles, los frigoríficos y las colonias en tierras pampeanas, entre otras circunstancias, nos han acercado más de lo que suele creerse.

Wayne Rooney y Carlos Tevez: un amor futbolero en Manchester United, allá por 2007 | AFP

 

Ese vínculo ambiguo tiene correlato en la cultura popular, especialmente en el fútbol: “Este deporte llegó a la Argentina gracias a los ingleses. Ardiles y Villa fueron muy queridos en el Tottenham en 1978 y Tevez, adorado en el Manchester United y el City. Pero ‘la mano de Dios’ fue una espina que nunca se pudieron sacar”, cuenta a Clarín el historiador Klaus Gallo. Fanático del fútbol, dejó de lado sus investigaciones en historia política para publicar Las invasiones argentinas (editorial Planeta, 244 páginas, $ 339 en papel y $ 199 el libro electrónico).

Muchos de los primeros equipos argentinos se formaron a fines del siglo XIX, junto con clubes que hacían de lugar privilegiado para la recreación. También aparecieron los colegios llenos de jugadores ingleses, con Alumni como el caso más emblemático: fundado en 1898, ganó 10 de los 12 torneos disputados entre 1900 y 1911.

Alumni vs. Porteño: el último partido del club de origen inglés, en 1911, en Gimnasia y Esgrima, en el que ganó 1-0 para quedarse con su décimo título | Creative Commons

 

Inglaterra es para Argentina la rivalidad, el odio profundo de los hinchas nuestros. A Verón y Ardiles las hinchadas contrarias les cantaban ‘el que no salta es un inglés’. Argentina es para Inglaterra algo parecido, pero más tranquilo. A nivel de hinchadas, como algo grupal, puede aflorar ese odio. Pero ellos son los que están recibiendo a nuestros futbolistas y eso atempera mucho la cosa. Y muchos son idolatrados: los admiran y respetan muchísimos”, cuenta Gallo.

La expulsión de Antonio Rattin, en el Mundial de Inglaterra 1966: hito de la rivalidad | AP

 

Nacido en Argentina pero criado en Inglaterra mientras sus padres Ezequiel (también historiador) y Francis Korn (antropóloga) hacían sus doctorados a fines de los 60, Gallo juntaba datos y hacía estadísticas de los partidos de la liga inglesa.

Entre ese gusto por la Premier League que hay entre los futboleros argentinos, el amor de los hinchas ingleses por figuras como Tevez y Agüero y la gran rivalidad histórica, el autor repasa algunas ideas de su libro para entender una parte de la relación entre los 2 países.

Continuar leyendo

Advertisements