The Witcher, la saga del brujo creada por Andrzej Sapkowski que traerá oscuridad a las series de Netflix

Publicado en Clarín

En los cuentos fantásticos casi siempre hay un héroe que vive en un mundo oscuro y alguien que tiene que ser salvado. El que habita el brujo Geralt de Rivia está lleno de monstruos y de seres humanos que son a veces más horribles que las bestias. Pero ese lugar no necesita un héroe: necesita un profesional. Y Geralt es uno de los pocos que quedan.

Henry Cavill, quien hizo de Superman en 2013, será The Witcher el año que viene, en una superproducción que prepara Netflix, y que le dará vida al mundo fantástico que el polaco Andrzej Sapkowski escribió entre 1992 y 1999 en siete libros.

La saga tomó una popularidad inmensa a partir de 2007 por una serie de tres videojuegos, de los cuales el tercero, The Wild Hunt, es considerado uno de los mejores RPG de acción de la historia.

La saga del Brujo (Wiedźmin en el original polaco y The Witcher en inglés) es una ficción especulativa en tono adulto. Como tantos otros mundos fantásticos hay razas élficas, bestias y reinos. Y estos asesinos a sueldo que, más que proteger a los hombres, trabajan para ganarse la vida.

Los brujos pasan de chicos por una serie de mutaciones brutales que, entre otras cosas, los dejan estériles. Pero una vez superadas, en lo que se llama “la prueba de las hierbas”, adquieren habilidades sobrenaturales: una tremenda capacidad de concentración, mejores reflejos, ojos felinos para ver en zonas oscuras, fuerza y una agudización de los sentidos que les permite sentir lo que cualquier humano promedio no.

Muchos de ellos no sobreviven a este proceso. Pero Geralt no sólo lo superó, sino que “el lobo blanco” es una leyenda. Apodado el “carnicero de Blaviken”, es uno de los mejores profesionales de este mundo fantástico.

Andrzej Sapkowski, autor polaco que creó la Saga del Brujo. (Wojciech Koranowicz)

Andrzej Sapkowski, autor polaco que creó la Saga del Brujo. (Wojciech Koranowicz)

“Todo esto no es más que la transformación de un cuento de hadas clásico“, cuenta Sapkowski a Clarín.

La historia era algo desconocida fuera de Polonia y ciertas zonas de Europa hasta la llegada del videojuego, creado por CD Projekt RED. SU lanzamiento disparó el interés por el oscuro mundo de Geralt al punto que los libros empezaron a editarse y traducirse en todo el mundo.

En Argentina se conseguían sólo en comiquerías y lugares especializados. Ahora la saga está disponible de manera completa en las librerías (editada por Riverside).

Sapkowski, también llamado el J. R.R. Tolkien polaco, habló con Clarín para entender sus influencias, de dónde salió Geralt como personaje y la mitología que rodea a lo que muchos llamarán equivocadamente la próxima Game Of Thrones. Porque habría que ir reconociendo que el tono del universo de Sapkowski se ganó hace rato un lugar propio.

─Mucha gente va llegando a la saga de Geralt. ¿Cuál es el orden correcto para leer los libros?

─Hay un error muy común: considerar El último deseo y La espada del destino como libros de cuentos. Incorrecto. Son historias breves, interrelacionadas, para estructurar una novela completa con principio, final y una cronología interna. Por eso le recomiendo a los lectores que arranquen con El último deseo y seguir con La espada del destino. Recién después de eso hay que ir a La sangre de los elfos y el resto de la pentalogía (ver línea de tiempo).

─¿Qué leías de chico? ¿Qué influencias reconocés en tu escritura?

─Era un lector voraz de chico, leía todo lo que podía. Por suerte mis padres también disfrutaban de la lectura y tenían una biblioteca enorme. La mayoría de los regalos que me hacían eran libros. En los años 50 leer era un entretenimiento popular, muchísimo más que hoy.Pensá que no había televisión, recién a mis 14 años llegó la primera TV a casa.

─¿Cuándo empezaste a imaginar el universo de The Witcher? ¿Cómo comenzó todo?

─Mi primera historia Wiedźmin fue pensada y escrita en el invierno de 1985 para un concurso literario, “Fantastyka”, que hoy es la revista de ficción especulativa más importante de Polonia. Siendo consciente de la creciente popularidad del género de la novela fantástica, decidí escribir un cuento para la competencia, pero apunté a algo más original. Después de pensarlo mucho elegí transformar un cuento de hadas clásico.

─¿Cómo fue esa adaptación?

─En los cuentos de hadas un dragón genérico es asesinado y unaprincesa genérica es rescatada por o bien un genérico pobre zapatero o un genérico príncipe valiente con una armadura brillante. Y los dos obtienen una princesa como recompensa. Sucede que el trabajo de matar monstruos requiere un profesional:el que ofrece sus servicios por dinero, no por una princesa.

─Geralt

─Exacto: así es como inventé a Geralt el Brujo, el asesino profesional de monstruos.

─En Argentina nos es lejana la mitología eslava y polaca. ¿Podés darnos algunas pistas de este folklore para entender un poco en qué se basa la saga?

─La etnología, mitología y el folclore eslavos -y la mitología y demonología polaca en particular- son sujeto de incontables disertaciones científicas y trabajos académicos, la mayoría de ellos en enormes volúmenes. No me pidas que lo encapsule en pocas palabras porque es imposible.

La mitología eslava se pudo haber desarrollado a lo largo de 3.000 años y es un conjunto de creencias precristianas

Ciri, ante un leshen: habitan los bosques y cazan con sigilo. (CD Project RED)

Ciri, ante un leshen: habitan los bosques y cazan con sigilo. (CD Project RED)

─Alps, Leshens, Necrófagos, vampiros superiores… ¿Alguna de estas criaturas del universo de The Witcher te asustaba más cuando eras chico?

─Cuando era chico vi en el cine una caricatura animada rusa sobre Baba Yaga, una especie de bruja que en la mitología rusa se come a los chicos. En ese dibujo animado era aterradora. Luego crecí y ya nada me asusta. Ni siquiera ir al dentista.

─Los brujos, ¿son parte de la mitología polaca en algún sentido, o un invento tuyo?

─Los brujos, o witchers, y todo lo que está atado a ellos son mi invención. Producto de mi imaginación. La palabra también. No existía, la inventé yo. La palabra Wiedźmin (witcher) no existía en la lengua polaca. Ahora existe.

─”The Wild Hunt” (“Cacería Salvaje”) tiene un rol fundamental en la serie. ¿Qué es?

Die Wilde Jagd, eso es parte de la mitología alemana: sonespectros que van por el cielo. Están considerados los jinetes de Wotan (Odín), un rey mitológico. En mis libros modifiqué el mito al servicio de mi historia.

“La cacería salvaje”, un mito extendido en el folclore europeo. El cuadro, Åsgårdsreien (1872) de Peter Nicolai Arbo. (Wikimedia Commons)

CD Projekt explicó por qué eligió a Geralt para llevarlo a un videojuego: “En Polonia crecimos con esta historia y esta mitología, por eso nos parecía fascinante que el mundo la conociera”

─La saga tuvo muchas traducciones, entre lenguajes y formatos: del polaco al chino, de los libros a un videojuego. ¿Qué pensás que se ha perdido en el camino y qué se ha ganado?

─Bueno, conocerás el dicho italiano “traduttore, traditore”: traductor, traidor. En Polonia decimos: las traducciones son como las mujeres, las hermosas no son fieles, las fieles no son hermosas. Los dos dichos son absolutamente verdaderos. La única pregunta es: ¿cuánto te traicionó el traductor, un poquito o mucho? Yo me considero afortunado: mis traductores, hasta donde sé, fueron muy buenos. La mayoría.

Las adaptaciones de los juegos tuvieron que lidiar con problemas de traducción: la mitología eslava no es conocida en todo el mundo y por eso tuvo que tener un andamiaje conceptual grueso

─Tanto en el juego como en los libros el brujo se enfrenta a decisiones de carácter moral muy fuertes. ¿Cómo lo describirías a Geralt en este sentido?

─Geralt es un personaje ficticio en el que intenté salir de los estereotipos: es complejo, alejado de los clichés y para nada chato. Eso lo hace interesante. Traté de conseguir esto de muchas maneras, y una de ellas fue forzarlo a tomar decisiones. A veces buenas, a veces malas, a veces dudosas y otras controversiales. ¿Hay moralidad? Dejemos que juzgue el lector.

Si tuviese que elegir entre un mal y otro, preferiría no tener que elegir

Geralt de Rivia, El último deseo

Yennefer, Ciri, Geralt, Vesemir y Triss, protagonistas de la saga representados en el videojuego. (CD Projekt Red)

Yennefer, Ciri, Geralt, Vesemir y Triss, protagonistas de la saga representados en el videojuego. (CD Projekt Red)

─¿Estás trabajando en un próximo libro relacionado al universo de Geralt?

─Sí, pero es confidencial. No puedo decir nada, perdón.

─¿Quiénes son tus autores contemporáneos de referencia?

─El último Umberto Eco, que descanse en paz. Y Arturo Pérez Reverte. En thrillers y novelas de crímenes, Harlan Coben, David Baldacci, Lee Child y Stephen Leather. En ficción especulativa, muchos autores como para nombrarlos.

Las versiones españolas de los libros se empezaron a traducir en 2002. Las inglesas, en 2007, justo cuando salió el primer juego

─El año que viene sale la serie en Netflix. ¿Qué esperás de esta adaptación?

─Soy optimista. La serie está preparada por verdaderos profesionales.

─¿Qué pensás del trabajo de Lauren Hissrich, productora general de la serie, que trabajó en Daredevil The Defenders?

─Tengo todas las razones para ser optimista. Lauren es una profesional.

─¿Tuviste que dar algún tipo de advertencia en particular?

─Sí, di muchas advertencias. Pero es confidencial, no puedo contar nada.

Henry Cavill como Geralt de Rivia. (Netflix)

Henry Cavill como Geralt de Rivia. (Netflix)

─¿Qué pensás de Henry Cavill como Geralt?

─Lo apruebo, creo en sus dotes como actor.

─El videojuego está considerado uno de los mejores de la historia, y una obra de arte digital por su narrativa, entre otras cuestiones. ¿Qué relación tuviste con CD Projekt Red?

─Perdón, pero no sé nada del videojuego y no tengo ganas de hablar de eso. Voy a considerar cualquier pregunta sobre los juegos como inexistente.

Sapkowski contra el videojuego y CD Projekt Red

El autor polaco mantiene una fuerte disputa judicial con el estudio que desarrolló los videojuegos. Sucede que para el lanzamiento del primero, CD Projekt Red le compró los derechos por una cifra desconocida, pero que se estima en 10 mil dólares. Sapkowski nunca pensó que el juego llegase a tener tanto éxito.

Hoy reclama 60 millones de zlotys polacos, unos 16 millones de dólares.

“Me ofrecieron un porcentaje de las ganancias. Dije, ‘No, no habrá ninguna ganancia en absoluto, ¡denme todo el dinero que me corresponde ahora mismo! La cantidad al completo. Aquello fue una estupidez. Fui lo suficientemente estúpido como para dejar todo en sus manos porque no creía en su éxito. Pero, ¿quién habría previsto ese éxito? Yo no pude”, dijo este año el escritor a un medio especializado en videojuegos, Eurogamer.

Hoy, la saga de The Witcher, en sus tres videojuegos, supera las 33 millones de copias vendidas.

Y sigue cosechando fanáticos en todo el mundo.

Artículo original, en Clarín.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s