Ella es hija de un soldado alemán y él, de un judío muerto en Auschwitz: los Klarsfeld se enamoraron y se volvieron famosos cazadores de nazis

Publicado en Clarín

Beate y Serge Klarsfeld suelen ser presentados como “cazadores de nazis”. Pero esta pareja es mucho más que eso: representan una buena parte de la historia de la Europa de la desnazificación, que aún hoy con el resurgimiento de la ultraderecha en el viejo continente cobra más significado que nunca.

De contextos tan disímiles como unidos por la historia de la posguerra, Beate era hija de un soldado de la Wehrmacht -las fuerzas armadas nazi- y Serge, de un judío rumano muerto en Auschwitz. Pero un viaje de juventud como niñera de Beate a París hizo que se conocieran -sí, como en una película- en una estación de tren y se enamorasen inmediatamente.

En ese amor encontraron algo similar a una misión: a través de escraches y un constante señalamiento de nazis en cargos públicos, la pareja recorrió el mundo esquivando amenazas y situaciones peligrosas para dar con nazis que ocuparon altos cargos en el régimen que se extendió entre 1933 y 1945.

Beate Klarsfeld. (Juan Manuel Foglia)

Entre los casos más conocidos se encuentra Klaus Barbie, alto oficial de la SS que cometió incontables crímenes de lesa humanidad. Ocultado bajo el apellido Altmann, fue llevado en Francia desde Bolivia ante los tribunales por su intervención. O un viaje que realizó en 1984 a Chile para pedirle a Augusto Pinochet que extraditara a Walter Rauff, otro jerarca de las SS.

Y, claro, el episodio más recordado: el 7 de noviembre de 1968, durante un congreso de la Democracia Cristiana alemana (CDU) en Berlín, Beate se hizo pasar por periodista y le dio un tremendo cachetazo al canciller de la por entonces República Federal Alemana, Kurt Georg Kiesinger, vicedirector de propaganda radiofónica del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán (NSDAP) deAdolf Hitler.

El famoso cachetazo de Beate

Además, lograron llevar a juicio en Alemania en 1979 a Kurt LischkaErnst Heinrichsohn y Herbert Hagen, tres nazis responsables de la deportación de miles de judíos de la Francia ocupada. En mayo de 1977, Beate visitó Argentina durante la dictadura para condenar las violaciones de los derechos humanos y advertir sobre el aumento del antisemitismo en el país.

Nota en el Buenos Aires Herald en mayo de 1977 sobre la visita de Beate. (Buenos Aires Herald – Archivo)

Beate y Serge publicaron una biografía cruzada, donde uno habla del otro: resulta un libro atrapante que no es sólo una historia de una época, sino un relato de amor, odio, pérdida y, por supuesto, de conciencia histórica. (Ver más abajo) Beate, de visita en Argentina junto a su hijo Arno, fue declarada junto a Serge ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires. Habló con Clarín.

Leer más
Advertisements

Cuphead en Nintendo Switch: un videojuego de dibujos animados adictivo e imperdible

“Cuphead: Don’t deal with the Devil”. (MDHR Studios)

Publicado en Clarín

La mayoría de los juegos más populares se realizan actualmente en grandes estudios y con poderosos motores gráficos para que sean lo más realistas posible. Sin embargo, fuera de esa categoría, hay propuestas muy interesantes: ¿un videojuego dibujado a mano confondos de acuarela al estilo Disney en 1930 y música de jazz? Eso es Cuphead, que ya conocemos desde fines de 2017, pero que ahora llegó a Nintendo Switch en la que puede considerarse (casi) su mejor versión.

Técnicamente Cuphead es un Run and gun, un subgénero del shoot ‘em up en el cual hay que ir desplazándose a pie, saltando y disparando. Y mucho. Pero lo que más destaca es el espectacular trabajo artístico que los hermanos canadienses Chad y Jared Moldenhauer hicieron a la hora de recrear a dos personajes con cabezas de tazas que se mueven en un lisérgico mundo de enemigos de todo tipo: hortalizas gigantes, anfibios boxeadores, panchos asesinos y “cosas” que ni siquiera se sabe bien qué son.

Una advertencia: el juego es, por momentos, difícil a niveles exasperantes. Como cuando de chicos queríamos destrozar el control contra la TV. Ganador de tres premios en 2017, incluido el de mejor juego independiente, tiene un contenido artístico impresionante: también ganó un premio Bafta en categoría mejor música de videojuegos.

Acá, lo mejor, lo que tendría que mejorar y el veredicto final de esta joya que ahora se puede jugar de manera portátil.

Historia y contenido

Cuphead y Mugman son dos hermanos con, bueno, cabezas de tazas. Ellos vivían con su abuelo, The Elder Kettle hasta que fueron al casino del diablo de un rey de los dados (King Dice). Les empieza a ir tan bien que llegan a recibir una tentadora oferta: si ganan la última apuesta, se convertirán en dueños del casino. Caso contrario, perderían sus almas.

Por supuesto, Cuphead se la juega, cegado por su ambición, acepta y pierde. Suplicando por sus almas de vajilla, se embarcan en una aventura para recuperarlas, a partir de un trato con el diablo: si consiguen las almas de los que escaparon de él, pueden ser libres. De ahí el subtítulo del juego, Don’t deal with the devil (no hagas tratos con el diablo).

La trama no es mucho más que eso, que deposita a los personajes en un mundo lleno de enemigos tremendamente coloridos, luminosos, molestos y también algo simpáticos. 

"Cuphead: Don't deal with the Devil". (MDHR Studios)
“Cuphead: Don’t deal with the Devil”. (MDHR Studios)

Pero lo interesante es que se aparta de la clásica línea argumental de “Damisela en apuros” para seguir un camino más oscuro de hacer un trato con el diablo para activar los engranajes del juego, lo que lo acerca más a las tramas de los dibujos animados de los años 30.

Las influencias del juego, reconocidas por Studio MDHR -la desarrolladora-, son Gunstar Heroes (Seven Force!), Contra III, Super Mario World y The Thunderforce series.

Continuar leyendo

El gaucho: cómo llegó a ser emblema una figura que también abrió grietas

Publicado en Clarín

La argentinidad, con sus grietas y diferencias, ha sido sintetizada desde hace más de 100 años en una figura. Pero, ¿cómo es que el gaucho logró convertirse en un símbolo nacional?

Como lo hacía el Facundo de Sarmiento -quizás el más conocido-, el personaje cristalizado en el Martín Fierro “falla” como símbolo de unidad y armonía. Pero también es cierto que el gaucho es un estereotipo tan complejo que fue usado de derecha a izquierda, reivindicado por los militares -aunque el protagonista del libro de José Hernández no sólo habla pestes de ellos sino que los asesina- y encarna gran parte de la historia argentina hasta por lo menos los años 40.

Mientras que las élites del siglo XIX proponían fundar la Argentina en una cultura blanca y europea, el llamado “criollismo popular” colocaba al gaucho como centro de la escena rioplatense con un claro objetivo: restituir el ser nacional a lo mestizo, hablar de las clases bajas, de la vida rural y de los abusos de los poderosos. 

Ezequiel Adamovsky, doctor en Historia por University College London y licenciado por la UBA. (Juan Foglia)
Ezequiel Adamovsky, doctor en Historia por University College London y licenciado por la UBA. (Juan Foglia)

Sin embargo, a partir de la lectura de Leopoldo Lugones en El Payador  (1916) durante el primer centenario argentino, las clases altas también se apropiaron de esta figura, de una manera distinta.

Más tarde, durante el peronismo, llegó a encarnarse la discusión entre un gaucho “bueno” y uno “malo”.

El gaucho indómito, del historiador Ezequiel Adamovsky (Siglo XXI Editores, 264 páginas, 570 pesos) es un ensayo que intenta recorrer esta especie de fenomenología del gaucho argentino. El autor le cuenta a Clarín algunos aspectos de su investigación.

Continuar leyendo

Frédéric Martel y su nuevo libro Sodoma: “El Vaticano tiene una de las mayores comunidades gay del mundo”

Martel visitó Buenos Aires el año pasado para conocer más sobre Bergoglio. (Diego Waldmann)


Publicado en Clarín

–Soy como Santo Tomás, necesito ver para creer. Por eso me interné en el Vaticano: para conocer Sodoma.

El sociólogo y periodista francés Frédéric Martel investigó durante cuatro años un tema que el mismo Papa Francisco puso sobre la mesa poco después de asumir su pontificado: la homosexualidad en el clero. Uno de los tantos sacerdotes que el autor entrevistó le pintó el corazón católico de Roma como aquella antigua y libertina ciudad retratada en el Génesis bíblico, Sodoma, donde el mayor pecado era ser gay.

En las librerías argentinas, Sodoma: poder y escándalo en el Vaticano (Roca), su libro de 570 páginas, se venderá desde el 15 de abril. Pero la semana próxima la versión e-bookestará disponible en todo el mundo: se espera una polémica de proporciones difíciles de mensurar.

El periodista adelanta que no se trata de “nombrar y acusar”, porque “el libro trata las consecuencias del secreto de la homosexualidad en una mayoría de gente en el Vaticano”. La edición, a la que accedió Clarín, promete revelar secretos hasta ahora guardados, durante el pontificado de un argentino, Jorge Bergoglio, y llevar a un plano real tramas siempre sospechadas y relatadas, antes, desde la ficción.

Martel habló con casi 1.500 fuentes. Entre ellas, 41 cardenales, 52 obispos y monseñores, 45 nuncios apostólicos y embajadores extranjeros. Trabajó, además, con testimonios tomados en más de 30 países.

Frédéric Martel, autor de Sodoma. (Astrid di Crollalanza)
Frédéric Martel, autor de Sodoma. (Astrid di Crollalanza)

Autor de investigaciones culturales y activista LGBT, recalca: “La principal pregunta es, para mí, por qué este libro todavía no se había escrito, incluso aunque todos son conscientes de la homosexualidad en el Vaticano”.

El mismo responde que “para alguien que trabaja ahí, escribir este libro significa perder el trabajo. Para un periodista italiano, es arriesgado y sus propios medios le temen al tema. Para un periodista no gay, es difícil entender los códigos. Y en general, los gays no entienden demasiado a la Iglesia. Ahí intenté intervenir yo, desde mi postura de sociólogo, de investigador”, cuenta. Y aclara que la presencia gay no presupone las denuncias de abusos, aunque sí en muchos casos deja en evidencia la transgresión de los votos de castidad.

En Sodoma se puede leer el rol de figuras claves en el Vaticano, y cómo se relacionan con los principales entramados políticos de la Santa Sede. “Francisco se dio cuenta de que la pedofilia no es un epifenómeno, no es el ‘último rumor’ del que habló el Cardenal Angelo Sodano: es la crisis más seria de la historia católica desde el Gran Cisma” del siglo XI, sentencia el libro.

El año pasado, Martel habló con Clarín y anticipó que estaba preparando una investigación que sería una bomba. Ahora contó de qué se trata Sodoma

Continuar leyendo

The Witcher, la saga del brujo creada por Andrzej Sapkowski que traerá oscuridad a las series de Netflix

Publicado en Clarín

En los cuentos fantásticos casi siempre hay un héroe que vive en un mundo oscuro y alguien que tiene que ser salvado. El que habita el brujo Geralt de Rivia está lleno de monstruos y de seres humanos que son a veces más horribles que las bestias. Pero ese lugar no necesita un héroe: necesita un profesional. Y Geralt es uno de los pocos que quedan.

Henry Cavill, quien hizo de Superman en 2013, será The Witcher el año que viene, en una superproducción que prepara Netflix, y que le dará vida al mundo fantástico que el polaco Andrzej Sapkowski escribió entre 1992 y 1999 en siete libros.

La saga tomó una popularidad inmensa a partir de 2007 por una serie de tres videojuegos, de los cuales el tercero, The Wild Hunt, es considerado uno de los mejores RPG de acción de la historia.

La saga del Brujo (Wiedźmin en el original polaco y The Witcher en inglés) es una ficción especulativa en tono adulto. Como tantos otros mundos fantásticos hay razas élficas, bestias y reinos. Y estos asesinos a sueldo que, más que proteger a los hombres, trabajan para ganarse la vida.

Los brujos pasan de chicos por una serie de mutaciones brutales que, entre otras cosas, los dejan estériles. Pero una vez superadas, en lo que se llama “la prueba de las hierbas”, adquieren habilidades sobrenaturales: una tremenda capacidad de concentración, mejores reflejos, ojos felinos para ver en zonas oscuras, fuerza y una agudización de los sentidos que les permite sentir lo que cualquier humano promedio no.

Muchos de ellos no sobreviven a este proceso. Pero Geralt no sólo lo superó, sino que “el lobo blanco” es una leyenda. Apodado el “carnicero de Blaviken”, es uno de los mejores profesionales de este mundo fantástico.

Andrzej Sapkowski, autor polaco que creó la Saga del Brujo. (Wojciech Koranowicz)

Andrzej Sapkowski, autor polaco que creó la Saga del Brujo. (Wojciech Koranowicz)

“Todo esto no es más que la transformación de un cuento de hadas clásico“, cuenta Sapkowski a Clarín.

La historia era algo desconocida fuera de Polonia y ciertas zonas de Europa hasta la llegada del videojuego, creado por CD Projekt RED. SU lanzamiento disparó el interés por el oscuro mundo de Geralt al punto que los libros empezaron a editarse y traducirse en todo el mundo.

En Argentina se conseguían sólo en comiquerías y lugares especializados. Ahora la saga está disponible de manera completa en las librerías (editada por Riverside).

Sapkowski, también llamado el J. R.R. Tolkien polaco, habló con Clarín para entender sus influencias, de dónde salió Geralt como personaje y la mitología que rodea a lo que muchos llamarán equivocadamente la próxima Game Of Thrones. Porque habría que ir reconociendo que el tono del universo de Sapkowski se ganó hace rato un lugar propio.

Continuar leyendo

Scott Kelly, el astronauta que estuvo 340 días en el espacio: “Volvería hoy mismo”

Publicado en Clarín

En el espacio exterior hay un lugar con una gran pantalla frente a la cual 3 personas miran Gravedad, la película donde Sandra Bullock lidia con las llamas en la Estación Espacial Internacional  (ISS).

Los espectadores se miran entre sí, algo incómodos: no es agradable ver cómo se incendia tu propia casa mientras estás a más de 400 kilómetros de la Tierra.

Uno de ellos es Scott Kelly, el astronauta estadounidense que más tiempo pasó por ahí. 

231.498,541 kilómetros recorridos.

10.880 amaneceres y anocheceres.

5.440 órbitas alrededor de la Tierra.

340 días en el espacio.

Contemplando la zona de las Bahamas. (Penguin Random House)
Contemplando la zona de las Bahamas. (Penguin Random House)

Fue noticia en marzo de 2015, cuando la NASA lanzó una misión deun año de permanencia en la ISS. Fue en conjunto con la Agencia Espacial Federal Rusa (Roscosmos) y el principal objetivo era determinar el impacto biológico, físico y psicológico de una misión de larga duración. Con un futuro viaje a Marte en el horizonte.

Sé que si queremos ir a Marte será muy, muy difícil. Costará tiempo y vidas humanas. Pero sé que si decidimos hacerlo, podemos.”

Como Scott tiene un hermano gemelo, Mark, también de la NASA, su cuerpo fue comparado al regresar a la Tierra y los resultados fueron impactantes: reducción de masa muscular y ósea, visión afectada y niveles de radiación equivalentes a los que se obtendrían si una persona se realizara 10 placas de tórax por día durante un año.

Pero aunque Scott es una celebridad del espacio -como un youtuber sideral, mostró decenas de experimentos a todo el mundo- también se transformó en alguien que decidió contar lo que sintió, pensó y experimentó junto a sus colegas rusos Guennadi Pádalka y Mijaíl Korinenko -su par ruso que también estuvo 340 días en el espacio- durante ese año. Y lo hizo en un libro que se titula Resistencia(Debate, 448 páginas, 469 pesos).

Antes de salir en la misión, en una conferencia de prensa particular: en cuarentena. (Penguin Random House)
Antes de salir en la misión, en una conferencia de prensa particular: en cuarentena. (Penguin Random House)

Ya retirado, desde su casa en Houston, Scott habla con Clarín por teléfono. Su voz suena agotada, como si los 340 días en la ingravidez  lo hubieran cansado demasiado y tuviera que dormir en una cama en la Tierra durante un año entero.

Continuar leyendo

Joe Russo, codirector de “Avengers: Infinity War”: “Queremos que el público se sienta conflictuado”

Publicado en Clarín

Tiene más de mil cómics. Algunos de ellos, en una caja fuerte. Joe Russo se crió junto a su hermano Anthony entre superhéroes, y haber desembarcado juntos en los estudios de Marvel en 2014 con la secuela de Capitán América fue un sueño cumplido pero también una responsabilidad: en ningún momento dudaron de que le tenían que imprimir su sello.

Ambos recogieron el legado de Joss Whedon, el director y guionista de las dos películas anteriores de Avengers que reunieron a los superhéroes más memorables de la franquicia (la homónima de 2012 y Age of Ultron, de 2015) con el desafío de coordinar a 76 personajes (según Chris Hemsworth, Thor) de los cuales muchos son protagonistas.

Con críticas elogiosas, pero sobre todo asombradas, el ensamble fue trabajoso: un gran rompecabezas de personajes y trama que se tradujo en un pizarrón gigante con imanes, anotaciones y reescrituras.

Habló con Clarín, invitado por Disney a un evento de prensa realizado a comienzos de mes en Ciudad de México para promocionar el nuevo film.
Continuar leyendo