Eugenia Unger: qué sentidos tiene sobrevivir a los nazis

Publicado en Clarín

Eugenia Unger: qué sentidos tiene sobrevivir a los nazis

OLFATO

“El olor más asqueroso que sentí en mi vida fue en Auschwitz, cuando iba a trabajar a Birkenau. Carne humana quemada. Nunca se me fue de las fosas nasales.”

Eugenia Rotsztejn de Unger tiene 91 años, vive en Buenos Aires y dice que si hubiese sabido lo que le esperaba, se habría suicidado.

Antes de la Segunda Guerra Mundial tenía padre, madre y tres hermanos. Para 1945 ya había perdido a toda su familia en los campos de exterminio nazis. Ella sobrevivió al Holocausto, deambuló 3 años como refugiada y finalmente emigró a la Argentina para comenzar una nueva vida a la que tuvo que buscarle sentidos.

Nacida en 1926 en una familia judía, “Genia” (así la apodan) quedó atrapada en el gueto de Varsovia a los 14 años, apenas la invasión nazi tomó Polonia. La hija del dueño del matadero más importante de la capital pasó a ser un número: 48.914. ​Estuvo en los campos de concentración Majdanek y Auschwitz en Polonia y Ravensbrück, Retzow y Malchow en Alemania.

Eugenia Unger: qué sentidos tiene sobrevivir a los nazis

Eugenia Unger: 48.914, el número de prisionera que le hicieron en Auschwitz | Lucía Merle

─Es un recuerdo que tengo que contar, para que todo eso no se repita ─le dice Eugenia a Clarín para conmemorar hoy, 27 de Nisán de 5777 en el calendario hebreo, Yom HaShoah: el día del recuerdo del Holocausto en el Estado de Israel.

Continuar leyendo

Advertisements

Gustar, ganar y gobernar: la política en tiempos de redes sociales

Publicado en Clarín

Gustar, ganar y gobernar: la política en tiempos de redes sociales

En 2015 Mauricio Macri logró llegar a la presidencia de Argentina. La polarización, el poco apoyo de la expresidenta Cristina Kirchner a Daniel Scioli y un clima de fin de ciclo surgieron en aquel noviembre como las principales razones de la victoria. Pero un factor que pocos tenían en cuenta como determinante apareció luego de las elecciones: Macri fue ese año el presidente más popular de Facebook.

El dato lo arrojó Burson-Marsteller, una de las agencias de comunicación más grandes del mundo, y daba una pauta de la fuerza que habían tenido las redes sociales a la hora de construir la imagen de Macri, y cómo eso influyó en las urnas.

Gustar, ganar y gobernar: la política en tiempos de redes sociales

Debate presidencial 2015: Macri y Scioli se enfrentaron en la TV y tuvieron una alta interacción en redes sociales | Maxi Failla

Entre aquellas discusiones a muerte en la plaza de la Grecia antigua (el ágora, caso predilecto de quienes estudian estos fenómenos) y ese 2015 se dieron muchas transformaciones. Es eso lo que Gustar, ganar y gobernar (editorial Aguilar, 192 páginas, 249 pesos) explora en torno a cómo las nuevas tecnologías cambiaron las formas de hacer política. Y de convencer a los votantes.

Argentina tiene el mayor porcentaje de población que usa internet en América Latina. Es un 80%, que se suma a otro dato clave: sus habitantes están entre los que pasan más tiempo en las redes sociales en el mundo.

“Pensemos en el hecho de que la red social más utilizada del mundo, Facebook, alcanzó este año un total de 1.860 millones de usuarios activos, mientras que Twitter superó los 310 millones, y con tan solo cuatro años de vida Instagram acaba de anunciar los 500 millones de usuarios. Internet logró conectar y hacer dialogar a más de 3.500 millones de personas”, dice a Clarín Gonzalo Arias, sociólogo, y autor del libro.

¿De qué manera se transformó la esfera pública con la tiranía del “Me gusta”? ¿Cómo se sostiene un candidato que promete pobreza cero, cuando todos saben que esa meta es imposible? ¿Qué lugar ocupan los consultores, “gurúes” de las encuestas (que suelen equivocarse)? La comunicación política en el siglo XXI tiene sus vericuetos, y estudiarla ayuda a comprender, al menos de forma parcial, por qué se vota lo que se vota.

Continuar leyendo

Salud, dinero y política: la medicina sanitarista

Publicado en Revista Brando

Mientras la medicina hiperespecializada contemporánea se aleja cada vez más de las necesidades básicas de la atención primaria, el enfoque sanitarista propone algo tan simple como abordar las enfermedades en función del entorno sociocultural en el que se desarrollan.
El doctor Ignacio Pizzo, médico generalista de la Casa de los Niños Pelota de Trapo, en Avellaneda.

Corría apenas un mes de iniciado el ciclo lectivo 2016 en la provincia de Buenos Aires. La alarma se encendió luego del tercer o cuarto caso. Pasaron unas horas y ya eran cientos los chicos afectados. Al cabo de una semana y media, un brote de gastroenterocolitis se había adueñado de más de 400 alumnos en Berazategui. Las autoridades del municipio tuvieron que suspender las clases en 65 escuelas del partido del sur bonaerense mientras la desesperación y el desconcierto se esparcían tan rápido como la bacteria misma, que dejó dos chicos muertos. Pero la situación no era sino un caso muy visible de algo que aún sucede día a día en Argentina: la persistencia de afecciones y enfermedades más cercanas al siglo XIX que al XXI.

Los medios lo cubrieron con la extrañeza de toda anomalía, pero lo que pasó como un hecho atípico y aislado tuvo en realidad mucho que ver con el estado de la salud pública en el país, donde desde hace años la población tiene que lidiar con virus y bacterias de eclosión decimonónica como la lepra, diarreas virales, tuberculosis. Pero no solo ellas: otras como el Chagas aparecen entre la población mucho más de lo que se cree, solo que bajo una cobertura mediática golondrina. Se habla de ellas poco y nada y, cuando se lo hace, es por un caso masivo con el diario del lunes.

La primera pregunta que se impone es por qué persisten estas enfermedades en 2016. Y la segunda, claro, cómo prevenirlas. Ambas respuestas están íntimamente relacionadas: persisten porque son enfermedades “de pobres”, para las cuales el Estado no hace sino profundizar el hiato con la sociedad civil. Y se podrían prevenir, en gran parte, con un cambio de paradigma y una vuelta a las bases del sanitarismo, una corriente centrada en la medicina social que, si bien fue aplastada en Argentina, tuvo su momento de esplendor con Ramón Carrillo, creador del Ministerio de Salud Pública en 1949. Su premisa más básica: la gente se enferma de lo que trabaja, del lugar en el que vive y de los vínculos sociales con su barrio, su municipio y su provincia. Parte de la solución es más simple de lo que parece, pero demanda una voluntad política que transforma la situación en una ecuación extremadamente compleja.

Esta suerte de holismo entre el ciudadano y su entorno se ha perdido como política de Estado y, en parte, su detrimento explica la vigencia de enfermedades que desde la perspectiva médica se consideran ya resueltas. El sanitarismo, sin demasiada popularidad en la Argentina actual, pretende advertir, pero, sobre todo, solucionar estos problemas que, más allá de tener una manifestación médica, no son sino la consecuencia de un sistema social inequitativo.

“Todo esto se da en un contexto de cambio de la morbilidad: es decir, de qué se enferma la gente. Hablamos de las enfermedades infecciosas. Yo entro a la salud pública en un momento en el que había cierta euforia ­-mediados de los 80-, porque a partir de la vacunación antivariólica alguien fantaseó con que las enfermedades infecciosas eran cosa del pasado. Desde entonces hasta acá tenemos 90 enfermedades emergentes, algunas desconocidas y otras que son modificaciones de la peligrosidad o resistencia de agentes ya conocidos”, explica Mario Rovere, director de la Maestría en Salud Pública de la Universidad Nacional de Rosario y uno de los médicos sanitaristas más importantes no solo del país, sino también de Latinoamérica.

Continuar leyendo

Nicolas Caputo: el empresario casi desconocido que es el otro yo del Presidente

 

Nicolas Caputo: el empresario casi desconocido que es el otro yo del Presidente

Publicado en Clarín

Los 6 millones de dólares que llevaba en el baúl ya empezaban a pesar. Luego de recorrer durante 12 horas distintos puntos del Conurbano, por fin pudo entregar el dinero. Nicolás Caputo supo que había cumplido su parte, pero no estaba tranquilo: necesitaba escuchar la voz de su amigo de toda la vida, Mauricio Macri, a quien esa plata debía darle la libertad tras haber sido secuestrado el 24 de agosto de 1991.

A Macri lo habían dejado ir luego de 12 días. Tras el abrazo con su papá Franco, marcó enseguida el número de “Nicky” Caputo: “Te llamo para despedirme, me van a matar“, bromeó. Caputo sintió primero el alivio que tanto esperaba y después le dijo: “Sos un tarado“. Y le cortó.

La anécdota sinteiza el nivel de cercanía que tiene el actual Presidente de la Nación con Caputo, exitoso empresario de la construcción, forjada desde los cinco años de edad.

Nicolas Caputo: el empresario casi desconocido que es el otro yo del Presidente

En el Cardenal Newman: Nicolás Caputo se encuentra sentado; Macri, en la fila del medio | Gentileza: Noelia Barral Grigera y Esteban Rafele

Su figura es bastante enigmática: lo conocen en el mundo de los negocios y la política desde hace tiempo, pero la mayoría de la opinión pública no reconoce su cara en una foto. Tal vez, por los medios, se sepa que tiene empresas de construcción a las que les fue bastante mejor luego de que su amigo Macri asumiera como jefe de Gobierno porteño en 2007.

Pero, de hecho, “Nicky” no había dado reportajes hasta que accedió a hablar para El otro yo (Planeta 288 páginas 329 pesos), la biografía que escribieron los periodistas Noelia Barral Grigera (El Cronista) y Esteban Rafele (TN). El texto cuenta la intimidad no sólo de este prolífico empresario sino en parte, también, la de Macri: “Muchas de las personas a las que entrevistamos y tienen trato con los 2 remarcaron que hay una relación simbiótica -dice Rafele a Clarín-. De ahí salió el título. Las fuentes lo decían así: ‘Nicolás es el alter ego de Mauricio. Son lo mismo‘. Caputo sería la cara más amable y entradora de Macri, que es más gélido“.

Lleno de anécdotas, el libro reconstruye la importancia del vínculo a través de recuerdos, como cuando tenían 20 años y decidieron independizarse de sus padres para abrir su propia empresa, Mirgor. Por supuesto, para llevar adelante el plan contaron con el capital de sus familias.

“​

Vamos a divertirnos solos, sin ser los hijos de papá

Caputo, a los 20 años, antes de fundar Mirgor junto a Macri

Caputo realizó proyectos como el shopping Abasto, la torre Consultatio en Catalinas (Retiro, Ciudad de Buenos Aires), las sedes centrales de los bancos Macro y Galicia, la de Coca-Cola, la de Axion Energy (para el petrolero Alejandro Bulgheroni) y hasta invirtió con Marcelo Tinelli en el club Badajoz de España, un proyecto que resultó un fracaso. Mirgor, cuenta, sigue siendo su gran orgullo.

Su peso en las decisiones de Gobierno es tan grande como cualquier funcionario de primera línea. Incluso, según El otro yo, “Nicky” le armó a su amigo el gabinete de ministros en la Ciudad, y tuvo gran influencia en el armado nacional.

Desde que empezaron el primer grado en el colegio Newman hasta los beneficios que obtuvo durante las dos gestiones de Macri en Buenos Aires pasaron muchas cosas, que los autores reconstruyeron a partir de documentos inéditos y el testimonio de unos 50 entrevistados. Continuar leyendo

Economía feminista: por qué las teorías económicas han sido machistas desde Adam Smith

Economía feminista: por qué las teorías económicas han sido machistas desde Adam Smith

Publicado en Clarín

La periodista Katerine Marçal cuenta que Adam Smith, fundador de la ciencia económica junto a David Ricardo, nunca se casó. Vivió siempre con su madre y, cuando se convirtió en director de aduanas en Edimburgo, ella se mudó con él. Entre sus postulados y teorías, entendía que si tenía un plato de comida era por el interés propio del carnicero, el panadero, el verdulero y demás proveedores que realizaban sus negocios. Pero nunca pensó en escribir sobre su mamá, que fue una persona fundamental que le preparó la cena todas las noches. Hubo, quizás, dentro de sus teorías y postulados, una economía sobre la que no teorizó: una “Economía feminista”.

“La economía como ciencia investiga sobre los precios y el mercado. Pero lo que no tiene precio queda fuera del marco de la economía. Y ahí es donde aparece un montón de trabajos que hacen las mujeres que no tienen precio”, dice a Clarín la economista Mercedes D’Alessandro, autora de “Economía feminista” (Sudamericana, 216 páginas, 289 pesos), un ensayo que presenta una gran cantidad de evidencia estadística para explicar y sostener cómo el pensamiento económico dejó de lado a las mujeres. Y por qué esto ha sido un error.

Sucede que, en política, ingresos salariales, universidades, empresas y demás, las mujeres son minoría. Y hay datos tanto como para sostener el estado de la cuestión como para explicar por qué es necesario revertirlo.

“Hay muchos intentos de medir el ‘precio’ del trabajo doméstico. Por ejemplo, la primera en hacerlo fue la intelectual Marilyn Waring a fines de los 80. Propuso estimar qué porcentaje del PBI podría significar el aporte que hacen las mujeres con ese tipo de trabajo. Un estudio actual sobre un conjunto de países muestra que sería entre un 10 y 39 por ciento del PBI”, cuenta D’Alessandro.

Lo que comenzó como un blog bautizado con un juego de palabras, “Economía femini(s)ta”, terminó por convertirse en un documentado diagnóstico de una situación preocupante. Y, también, de una serie de ideas para cambiar un escenario que la historia, la teoría económica y el tiempo naturalizaron, pero que (como toda naturalización) reclama ser cuestionada en busca de una sociedad más igualitaria.
Continuar leyendo

Diputados bajo la lupa: a dónde viajaron y cuánto gastaron en viáticos en 2016

Diputados bajo la lupa: a dónde viajaron y cuánto gastaron en viáticos en 2016

La delegación argentina en las elecciones de Estados Unidos. Rumbo a los centros de votación de Virginia y Mariland, tuiteó la diputada por el Frente Renovador, Graciela Camaño | Twitter

Artículo original, en Clarín.com

Festivales de cine, semanas del medio ambiente, foros de economía y “fortalecimiento de relaciones de amistad” con países como Marruecos. Los diputados de la República Argentina viajaron como destino número uno a Estados Unidos durante 2016: 14 veces. Y a Chile (10 veces) dentro de los países latinoamericanos.

Los que más volaron, en cinco oportunidades, fueron Margarita Stolbizer (GEN), Guillermo Snopek (Justicialismo) y Eduardo Cáceres (PRO). Elisa Carrió viajó cuatro veces: dos a Nueva York, una a Miami (Estados Unidos), y una a Montevideo, en Uruguay.

Entre los viajes más destacados figura el que hicieron a las elecciones de los Estados Unidos, a la cual diputados como Silvia Lospennato (PRO), Mario Negri (UCR) y Graciela Camaño (UNA) fueron en calidad de “observadores”. También está el de Davos, al Foro Económico Mundial: fue sólo Sergio Massa. Y hubo serie de visitas a Marruecos para “fortalecer las relaciones de amistad”, al festival de cine de Cannes (Liliana Mazure, FPV) y a la ciudad de Panamá, donde (más allá del conocido caso del presidente Mauricio Macri con los Panamá Papers) se encuentra la sede del Parlamento Latinoamericano. Otro fue al Vaticano por la beatificación del cura Brochero.
Continuar leyendo

“Nintendo Switch es la síntesis de todas nuestras consolas”, dice la compañía de videojuegos japonesa

"Nintendo Switch es la síntesis de todas nuestras consolas", dice la compañía de videojuegos japonesa

Publicado en Clarín

Sin dudas, la propuesta es nueva. Quizás lo más evidente de Nintendo Switch, la próxima consola de la compañía japonesa con sede en Kioto, tiene que ver con que es un híbrido entre portátil y doméstica: se puede jugar en casa o, con un simple movimiento, desmontarla y llevarla a cualquier lado. Pero el riesgo está latente, y Nintendo lo sabe: podría ser un nuevo hito en la industria de los videojuegos, o quedarse a mitad de camino y seguir los pasos de la calamitosa Wii U.

Mirá también: cómo se ve y se siente la nueva consola

En la historia de los videojuegos siempre hubo una distancia entre los juegos para jugar en casa y las consolas portátiles. Basta pensar en el Game Boy, que fue un éxito funcionando en una arquitectura de 8 bit, y seguía vendiendo millones aún cuando la tecnología hogareña avanzaba a los 16, 32 y 64 bit (SNES, Sega Genesis, Playstation, Nintendo 64, etc.).

"Nintendo Switch es la síntesis de todas nuestras consolas", dice la compañía de videojuegos japonesa

Mario en Nueva York: el nuevo juego de mundo abierto, Super Mario Odyssey, saldrá a fin de año |Nintendo

Así, esta idea de tener la misma potencia en una consola en casa y poder llevarla a cualquier lado, se presenta como una novedad. Innovación que ha sido el caballito de batalla de Nintendo desde que anunció Switch.

Continuar leyendo